En cambio reclamó que se dialogase con quienes habían invadido el Banco Expropiado

Así se pone el ‘pro okupa’ Bosch cuando invaden su casa: «¿Qué cojones haces?»

"Claro que este piso está ocupado, ¡aquí vivo yo!, voy a llamar a la policía"

No es lo mismo predicar que dar trigo ni defender a los okupas, pero poner el grito en el cielo cuando la que invaden es tu vivienda.

Esto es lo que le ha pasado al concejal Alfred Bosch (ERC) en el Ayuntamiento de Barcelona cuando la noche del 17 de enero de 2017 un okupa trató de acceder a su vivienda mientras él dormía a pierna suelta.

El concejal, que ha evitado siempre posicionarse en contra de la propia alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, otra benefactora del movimiento okupa, tiene en su historial guiños hacia quienes han hecho de la okupación su modus vivendi.

Bosch es el mismo que exigió a la regidora de la Ciudad Condal que moderase una intermediación entre las instituciones y los que habían tomado al asalto el Banco Expropiado –El Ayuntamiento de Barcelona evita condenar la okupación de un nuevo local en Gràcia-.

Diálogo es lo que reclamaba el de ERC para hallar una solución justa para los okupas y le decía a la alcaldesa Colau que:

Que no se expulse las pulgas diciendo que es cosa de los Mossos, del anterior gobierno o de los otros, porque la culpa siempre acaba siendo de los otros. La máxima responsable sobre seguridad es Colau. Le exigimos que ejerza y resuelva el tema que no han podido ni querido resolver hasta ahora. Esto pasa por diálogo para encontrar una salida.

Pero claro, el diálogo se evaporó cuando la vivienda que se intentó ocupar fue la del edil de ERC.

En vez de diálogo, Bosch se encaró con el okupa a través de una ventana de su vivienda que da acceso al rellano de la puerta. El tono del de ERC no fue precisamente amigable:

¿Pero qué cojones haces?

El okupa, sólo acertó a decir:

¿Este piso está ocupado? ¿Vive gente aquí?

Bosch, indignado como nadie, replicó:

Claro que está ocupado, ¡aquí vivo yo!, voy a llamar a la policía.

El frustrado allanador de la vivienda de Bosch se marchó musitando un:

Bueno…, tranquilo, ya me voy, no hace falta ponerse así.

Si llega a enterarse en realidad de quién era Bosch, igual no se habría marchado.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído