Los deleznables argumentos de Marlaska que le entierran en el crimen de Lardero

Los deleznables argumentos de Marlaska que le entierran en el crimen de Lardero

Está más perdido que un pulpo en un garaje o es que directamente es mala persona.

Si no, no se explica cómo es posible que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se meta en absolutamente todos los charcos con mal pie y salga de barro hasta las orejas.

No sale de una y se mete en otra, y así le ha ocurrido este primer fin de semana de noviembre, en relación al brutal y asqueroso crimen de Lardero (La Rioja), en el que un psicópata que no debería estar en la calle, asesinó al niño Álex, de 9 años.

El ministro podría limitarse a condenar la tragedia, asegurar que hay algo en el sistema que falla y ponerse a trabajar para solucionarlo a marchas forzadas. Pero no, en lugar de eso prefiere asegurar que todo el mundo ha actuado en base a ese concepto que tanto repite Marlaska y que carece de significado más allá; el principio de legalidad. 

Evidentemente cuando acontece una tragedia se evalúa más el desarrollo de los acontecimientos, pero todas las instituciones han actuado conforme al principio de legalidad.

 

Por eso me parece temerario que sin información y a primera hora se utilice desde un punto de vista partidista una tragedia humana, abandonemos ese talante en la política española. No son momentos para sacar nuevas leyes, sino consecuencia de un debate sosegado y tranquilo.

Incentivos por sacar presos a la calle con tercer grado

Pero hay más y Marlaska tiene una cruz directamente sobre su persona en este caso. En estos días se ha sabido que el ministerio ofrece un plus de productividad a los directores de prisiones por excarcelar a presos que tengan el tercer grado. Pueden llegar a los 2.000 euros anuales por dejar, antes de tiempo, a monstruos en la calle.

Se pueden echar las manos a la cabeza, sí.

En la orden de servicios emitida por el departamento de Fernando Grande-Marlaska se especifica que los incentivos salariales tendrán efectos a partir de la nómica de junio de 2020 derivadas del periodo de devengo de los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre de 2019, y enero y febrero de 2020.

El propio Ortiz González, amigo personal de Marlaska, incidió en octubre de 2020 en la necesidad aumentar las excarcelaciones.

En una reunión de los directores de los centros penitenciarios, su máximo responsable, acompañado del propio ministro del Interior, fue tajante:

Hay que sacar más terceros grados.

Los pufos de Marlaska no tienen fin

Lleva una racha absolutamente deleznable el ministro del Interior, del que tanto sorprende que no se deshiciera Sánchez en la última remodelación del Gobierno.

En los últimos tiempos, es el ministro incapaz de frenar los ongi etorri a presos vascos, incluyendo el de Mondragón al sanguinario Parot; es el que aseguró que el atentado yihadista en Torre Pacheco (Murcia) fue un accidente de tráfico; es el que vendió el falso ataque homófobo en Malasaña como verdadero a sabiendas de que la Policía investigaba en otra dirección… Es un absoluto no parar:

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Pablo González

Licenciado en periodismo en 2010 por la Universidad Complutense de Madrid. Canterano del diario ABC, en Periodista Digital desde 2013, actualmente es redactor-jefe. 

Lo más leído