José Cavero – El culebrón de la Reina


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

Este es «el culebrón que no cesa»…, y que compite en atenciones con la mismísima crisis y la recensión económica. Me refiero, claro está, al libro de Pilar Urbano sobre la Reina doña Sofía, del que, con toda probabilidad, se agotarán en poco tiempo la primera edición y las siguientes. Tiene suficiente «morbo» como para seguir mereciendo atenciones amplísimas de público y crítica, en medios informativos y en tertulias… Y por supuesto, los dirigentes políticos no han tenido más remedio que dedicar tiempo y atenciones al «caso».

A unos les ha pillado el tema «a contramano» y otros han dejado ver «el plumero»… Y tampoco faltan los dirigentes que han «resbalado» de manera importante en esta «piel de plátano» que dejó caer la periodista Urbano… Puede decirse que al Gobierno apenas parece haberle sorprendido, o que tuvo normas estrictas y claras desde el primer momento: apoyo leal y pleno a la Institución monárquica, sin entrar en la materia concreta -aborto, eutanasia, matrimonios gays, que se daba como cebo en el avance de la obra-. Tanto Zapatero en El Salvador como De la Vega en la Moncloa estuvieron perfectamente a tono y sin contradicciones… Lealtad completa a la Institución monárquica, que cumple estrictamente su cometido. Otros partidos, como el PP, han padecido naufragios espectaculares: las críticas de González Pons a la Reina han reclamado inmediato relevo de un portavoz que no parece dar la talla…

De manera que, por tercer día consecutivo, es éste un asunto que ha vuelto a estar en muchas primeras páginas, y que sigue ocupando muchas crónicas en el interior de los diarios, con nuevas revelaciones de lo que dice la Reina o con las reacciones que suscitan las opiniones de doña Sofía. Señala «El País» que, según opina a la Reina: Bush metió a su país en guerras de venganza y destrucción. Y añade que las declaraciones de doña Sofía resucitan las tensiones en el PP. Para «El Mundo» el gran asunto son las críticas de González Pons a la Reina, de las que dice que «soliviantan al PP». El portavoz del partido la comparó con «la bandera» que permanece muda, y le acusó de ofender a una parte de los españoles. Pocas horas después tuvo que aclarar que había hablado a título personal, mientras Elorriaga tachaba sus palabras de intolerables.

«Estoy hecho un lío», asegura Sabino Fernández Campo ante el hecho de que la Casa Real aprobara el contenido del libro. «La Vanguardia» sintetiza la situación originada: el Gobierno arropa a la Reina y el PP se desmarca. Zapatero se deshace en elogios hacia la forma cómo doña Sofía cumple su función. El portavoz popular, Esteban González Pons, critica que la Reina difunda sus opiniones. Llama la atención que «ABC» no lleve a su portada esta controversia nacional, mientras sí lo hace La Razón, con las declaraciones de Zapatero o De la Vega. Y, en fin, las revelaciones de «Público»: La Casa Real sólo pidió cambiar el título del libro. Iba a llamarse «La Reina confidencial», pero la autora aceptó titularlo «La Reina muy de cerca», a sugerencia de La Zarzuela. Y luego, describe el libro: una conversación «privada» con 638 preguntas por escrito; 15 sesiones de trabajo, 1 copia para la Casa del Rey; 1 copia para la Secretaría de la Reina;: 1 copia para la propia doña Sofía; 4 días para supervisar el texto…

Es seguro que será preciso seguirse dedicando al asunto. No falta quien aventure que «rodarán cabezas en la Casa Real», y esa tesis parece reafirmada con el estupor de don Sabino por lo sucedido. ¿Dirá algo su sucesor, Alberto Aza?

José Cavero.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído