Cataluña, aviones estrellados e incendios: ¿Tres piezas de un complot?

No podría asegurar si lo que está ocurriendo estos días en España está relacionado o no, pero tiene toda la pinta. Aparentemente, son cuestiones distintas, pero es muy posible que estén unidas por un sutil hilo invisible. Investigar sobre la otra cara de los hechos es una de mis inclinaciones, que se ha ido recrudeciendo con el tiempo, a medida que fui conociendo tras bambalinas determinadas tramas que se han presentado al ciudadano como simples noticias, más o menos coherentes. Por tanto, no necesito que estimulen mi tendencia a ver a través de las paredes. Sin embargo, estos días me están llegando algunos datos curiosos, de esos que, en general, en los medios de comunicación considerados “serios” jamás se tienen en cuenta, por considerarlos delirantes. Estos apuntes se refieren al tema catalán, a los incendios y a los dos aviones estrellados, con el resultado de las muertes de sus jóvenes pilotos.

Lo de Cataluña es un despropósito. Haciendo un análisis simple, ¡cómo es posible que 43 millones de españoles estemos pendientes de 2 millones de independentistas fanáticos, que han decidido saltarse la Constitución y crear una realidad distinta, separada de España! ¡Cómo es posible que los sucesivos gobiernos –de la izquierda y de la derecha— hayan permitido que la situación llegara a estos extremos! ¡Y cómo es posible que los diferentes gobiernos hiciesen la vista gorda cuando se sabía que Pujol y Más se estaban enriqueciendo y que se educaba y desinformaba a la población a través de los centros de enseñanza y los medios de comunicación públicos! De aquellos polvos vienen estos lodos, eso sí, abonado el campo por los sembradores de caos, ajenos a Cataluña, pero presentes siempre en las zonas de conflicto, para crearlos o para alimentarlos.

El tema de Cataluña no se despacha así como así. No se trata solo de dos bandos formados por un gobierno de España que no entiende el problema catalán, y un gobierno catalán que quiere una independencia que no es posible, al menos de momento. ¿Es todo esto un conflicto llevado al extremo para propiciar un cambio de Estado a través de la reforma de la Constitución? No faltan quienes acusan a Mariano Rajoy Brey de traidor y de abrir el melón para propiciar el desmembramiento de España, y convertirla en nada. Se dice que cumple órdenes de arriba, en concreto, de la masonería, concretada en el Club Bilderberg. Se ha especulado mucho en medios no oficiales sobre la pertenencia de Mariano Rajoy a la secta o sociedad secreta –que no discreta, como les gusta llamarse— del mandil. Lo dijo, entre otros, el padre Guerra, experto en estos temas y autor del libro Religión, política y masonería. A nosotros no nos consta su militancia, pero su política es cien por cien masónica. Y con esta gente no funciona la lógica.

En estos momentos, parece que Rajoy siempre fue reacio a aplicar el artículo 155 y por eso lo ha ido retrasando, esperando la actuación de fiscales y jueces, y dando a Puigdemont varias oportunidades para restaurar la legalidad. Pero no faltan los malpensados que verían en esta dilación del presidente una estrategia para forzar la ruptura de España en taifas del siglo XXI, dirigidas por marionetas obedientes.

Pero las turbas toman la calle; “de manera pacífica”, dicen, para darnos lecciones de democracia. Presionan para recuperar a sus santos héroes, “los Jordis”, en prisión preventiva por sediciosos, a los que denominan presos políticos. La mentira es la reina y la tergiversación de las manadas de cerebro debilitado por el “MK-Ultra” de los medios públicos, en especial la TV3.

La extrema izquierda sabe mucho de calle, y es de temer. Y, por si esto fuera poco, por fuentes no oficiales sabemos que en estos momentos habría en Cataluña sionistas especialistas en tácticas de guerrilla urbana y combate callejero, llegados del centro de entrenamiento de la base militar de Zeelim, en el desierto del Néguev, cuya presencia fue detectada en el aeropuerto del Prat. Ante esto, tenemos que preguntarnos: ¿A quién pretenden entrenar? ¿A independentistas radicales para combatir en la calle si se activa el 155? Parece que nos esperan días intensos.

Me preocupa el tema de los aviones. Nada más oír la noticia pensé que era demasiada coincidencia que un Eurofighter se estrellara cuando hacía las maniobras de aproximación en la base de Los Llanos (Albacete), tras participar en el desfile de las Fuerzas Armadas, pero me rectifiqué a mí misma culpándome por buscar siempre cinco pies al gato. Enseguida me llegó el macutazo de que, posiblemente, la aeronave hubiera sido atacada por una Directed Energy Weapon, DEW (arma de energía dirigida portátil). El dispositivo se fabrica, supuestamente, en Israel y se trataría de un “prototipo evolucionado y miniaturizado basado en el Keren Barzel, de Rafael Advanced Defense Systems”. Algunos testigos informaron de un todoterreno que salió a gran velocidad tras el accidente. El motivo sería enturbiar una fecha tan señalada, que coincide además con el conflicto separatista en el que los sionistas están involucrados. Ya hemos hablado en otro lugar de la financiación de la CUP y otros grupos radicales por parte de la fundación Open Society del siniestro George Soros. ¡Es todo bastante complicado!

Pero ese mismo día nos advertían de que otros aviones Eurofighter, F-18 y los F-35 que planifica adquirir España, tendrían accidentes, porque, según algunas fuentes, los hackers roban información secreta de las aeronaves. Se trataría de hackers infiltrados, que actuarían a muy alto nivel. Pensé que esto era demasiado conspiranoico y no le di importancia, pero hoy, al oír la noticia de un nuevo accidente de un F-18 en Torrejón de Ardoz, me he puesto a temblar. Coincidentemente, el sistema de ataque fue el mismo, y por eso el piloto tampoco pudo eyectarse, al quedar inutilizado todo el sistema eléctrico.

Los incendios provocados de Galicia y otras partes de España, parece que también están dirigidos a crear caos, miedo, desolación y muerte y también tendrían conexiones masónicas. No hay que olvidar que la región gallega tiene su cáncer independentista e incluso sus grupúsculos terroristas. Viendo hoy a Pablo Podemos paseándose entre las cenizas y los cadáveres de nuestros muertos, solo apetecía vomitar. Pero, claro, hay que recordar que esta derecha nuestra fue quien nos traicionó y nos trajo a toda esta gentuza que tenemos sentada en los parlamentos.

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
✉ periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
.

Autor

Magdalena del Amo

Periodista, escritora y editora, especialista en el Nuevo Orden Mundial y en la “Ideología de género”. En la actualidad es directora de La Regla de Oro Ediciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído