OPINIÓN

«¿Qué PSOE: el de González; el de Zapatero rindiendo pleitesía a Castro; el de Sánchez poniendo trabas a la separación de poderes; un mixto Zapatero-Sánchez?»

"¿Qué PSOE: el de González; el de Zapatero rindiendo pleitesía a Castro; el de Sánchez poniendo trabas a la separación de poderes; un mixto Zapatero-Sánchez?"

Es imposible identificar al actual PSOE con el que lideraron Felipe González Márquez y Alfredo Pérez Rubalcaba, y lo integraron figuras como Alfonso Guerra González, Javier Solana Madariaga, Gregorio Peces-Barba Martínez, Francisco Vázquez Vázquez, Joaquín Leguina Herrán, Vicente Álvarez Areces, Javier Fernández Fernández, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, Carlos Solchaga Catalán, Francisco Fernández Ordoñez, Fernando Ledesma Bartret, Félix Pons Irazazábal, Tomás de la Quadra-Salcedo Fernández del Castillo, Enrique Múgica Herzog, Jorge Semprún Maura, Ramón Jáuregui Atondo, Nicolás Redondo Terreros y tantos otros socialdemócratas liberales con la cabeza amueblada y los intereses de España por encima de los suyos. Era cuando se valoraba a las personas por sus obras y no por sus ideas.

El PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero fue el de “Otegui es un hombre de paz” y “la nación española es un concepto discutido y discutible”, negando la nación histórica que es España desde tiempo inmemorial y la nación política, definidas por Joaquín María Nebreda en su obra “Historia traicionada. Nación española y refutación del nacionalismo vasco”, y de profunda carga ideológica de extrema izquierda, rayana por un lado en el guerracivilismo de Largo Caballero y por el otro en alinear a España con el eje bolivariano y con la Alianza de Civilizaciones. Todo menos Europa y Estados Unidos. Su demostración más palpable, después de ofender a Estados Unidos no levantándose ante el paso de la bandera norteamericana en un desfile militar, fue la carta remitida a Fidel Castro tras la visita a la Habana del ministro Miguel Ángel Moratinos, dada a conocer por Luis María Anson Oliart en el diario El Mundo el 10 de abril de 2007, en la que las loas y sumisión al dictador cubano sonrojan al lector y le descalifican como presidente de un gobierno de España. La misiva dice así:

“Querido y admirado Presidente, mi Comandante:

“…..Mi generación se ha educado con la vista puesta en la Cuba comunista y en la figura irrepetible de Fidel Castro, centinela de la libertad, caudillo del Caribe por la gracia del destino histórico y comandantísimo de los ejércitos de Tierra, Mar y Aire de la perla de las Antillas.

Las nuevas generaciones que viven en el hedonismo, no tienen conciencia clara de lo que ha supuesto para el mundo la lucha de Vuestra Excelencia por la libertad, por los Derechos Humanos y por la política social, todo ello frente a la voracidad del Imperio, frente al incalificable bloqueo impuesto por los Estados Unidos. A pesar de esa tropelía histórica, Cuba es hoy, gracias a Vuestra Excelencia, un paraíso de libertad, una nación justa en la que se respetan y acatan las leyes derivadas de la voluntad general libremente expresada, con un pueblo libre y esperanzado que disfruta de un alto nivel de vida, habiéndose sustituido en todas vuestras ciudades el caduco signo de la cruz por el de la hoz y el martillo….”
“Di instrucciones a mi ministro para que no abogara por los llamados “presos políticos”, que no son otra cosa que mercenarios al servicio de una potencia extranjera, traidores a la patria o terroristas que pretenden socavar los cimientos de la gloriosa Revolución, el régimen establecido por Vuestra Excelencia, que es ejemplo en todo el mundo de respeto a los derechos humanos y a las libertades. Sólo la falacia del ultraderechista Aznar pudo llevar a la decadente Europa a la posición fascista de tomar medidas contra el régimen de Vuestra Excelencia. Naturalmente yo he decidido restablecer una relación privilegiada con el Gobierno democrático de Vuestra Excelencia. También di instrucciones a mi ministro para que no atendiera a los disidentes, ridículas minorías resentidas, incapaces de comprender la grandeza de la Revolución que Vuestra Excelencia, patria o muerte, ha llevado a cabo”.

Dentro de dos años, mi Comandante, se cumplirán 50 años del acceso a la jefatura del Estado de Vuestra Excelencia. Me propongo acudir a La Habana, en compañía de todo mi Gobierno, para rendir a Vuestra Excelencia el homenaje que todos los demócratas del mundo le debemos. Medio siglo, 50 años, ganando una tras otra todas las elecciones ejemplarmente democráticas que se han celebrado en vuestro país, hollado un día por aquella España de infausta memoria, colonialista, católica e inquisitorial, es acontecimiento sin precedentes.

Aprovecho esta carta, mi Comandante, para implorarle que me conceda el alto honor de permitir que España se incorpore al eje Castro-Chávez-Evo, que tiene en permanente tembladera a los Estados Unidos y a su presidente fascista, el malhadado Bush.

En la espera de sus gratas noticias, le reitero, mi Comandante, mi deseo y el del pueblo español de su pronto restablecimiento y quedo como siempre a la entera disposición de Vuestra Excelencia con mi renovada admiración y mi deseo permanente de seguir recibiendo vuestras enseñanzas.

José Luis Rodríguez Zapatero

En Madrid, y en el Palacio de la Moncloa, a 7 de abril del año 2007”

El PSOE de Pedro Sánchez Pérez-Castejón, “un insensato sin escrúpulos” como lo calificó un editorial de El País dirigido por Antonio Caño Barranco, es una adulteración de la izquierda, una confusión con Podemos en el que Sánchez siempre pone sus intereses personales por delante de los del Estado y los del PSOE, que pretende dar otra vuelta de tuerca a la legislación de género y a la deriva identitaria, antes de redefinirlo en el XL próximo Congreso como un partido de progreso, feminista y ecologista, después de convertirlo en 2018 en un partido caudillista calcado del caudillismo peronista, que a su vez copió del partido mussoliniano.

Tras la escabechina en el Gobierno el día de San Cristóbal, cesando a los que cumplieron sus órdenes y dejando a los que pueden traer dinero de la UE y a los que dependen de su socio Podemos, Sánchez se ha aliado con Zapatero (el defensor de Castro, valedor de Chávez y Maduro y difamador de España), vía José Blanco López-Óscar López Águeda, para volver a los equilibrios internos, culminar la ensoñación republicana con la vitriólica Ley de Memoria Democrática y evitar que sea el PSOE el que prescinda de él por desconfiar de su actual empuje electoral. Veremos si López es capaz de parar la sangría de votos y recuperar a una izquierda con sentido de Estado y garante de la Constitución, o definitivamente el PSOE entrará en una larga travesía del desierto de la que no se sabrá cuándo y cómo saldrá, tras colaborar en la ruptura de España y hacer de la mentira y la trampa el arte de gobernar. JORGE DEL CORRAL Y DIEZ DEL CORRAL

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jorge del Corral

Hijo, hermano y padre de periodistas, estudió periodismo en la Escuela Oficial de Madrid. Ha trabajado en cabeceras destacadas como ABC y Ya. Fue uno de los fundadores de Antena 3 TV. Miembro fundador de la Asociación de Periodistas Europeos (APE) y del Grupo Crónica, creador de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión (ATV) y fundador de la Unión de Televisiones Comerciales (UTECA). Un histórico de la agencia EFE, donde fue subdirector y corresponsal en Roma.

Lo más leído