CADA CUAL CON SU INSTINTO

CADA CUAL CON SU INSTINTO

CADA CUAL CON SU INSTINTO

I

Más riguroso en el cumplimiento

De su deber de hacernos la puñeta,

Que el Zapatero, nadie en el planeta:

Fue escandalosamente un portento;

 

De seguir más montado en el jumento

Del Poder, engendrado en la probeta

Del rencor, habría dejado en la cuneta

A la misma España que, en su momento,

 

Lo hizo Presidente, … para que el viento

Del Bienestar empujara su corbeta,

No con su sutil y avieso intento

 

De, concibiendo como una vendetta

La Memoria Histórica, un monumento

Hacerle a su abuelo, … ¡para que esté contento!.

II

Puede con trescientas setenta estacas

Cercar España y hacerla su coto;

Puede que el cacumen se le haya roto,

Esté en que somos un ganado de vacas

 

Y de alfalfa esparza tantas alpacas;

Puede que, con el alboroto

Político, quiera hacerse una foto

Tirando cohetes y encendiendo tracas;

 

Puede hacer para todos un soto,

A tope de árboles y hamacas

Para descansar … Y puede, piloto

 

De altos vuelos, entre alharacas,

Subir al cielo … Veo cuándo, y anoto:

Lo que no puede es … ¡que le dé mi voto!:

 

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído