DEAURORA BOREAL A RÍO REVUELTO

DEAURORA BOREAL A RÍO REVUELTO

 

margin-bottom: .0001pt;text-align: center" align="center"> 

I

 

El Iglesias, raíz y flor

De cualquier causa perdida

Y de la Casta Jodida,

Hecho Casto Jodedor

Vive siendo de por vida;

Con lo cual se da a por

Alcanzar el alto honor

-caña de esparto que trenza

la cuerda- de un sinvergüenza

El ser de marca mayor;

 

Más caradura que él

En Política no hay:

Es la guinda del pastel

De la falsedad más guay;

De un piso en Vallecas,

Que le causaba jaquecas,

A un casoplón en la sierra,

Do con su clueca se aferra,

Sin dejar de hacer muecas;

 

Y para colmo ahora,

Aupando a su padrino,

Una de magro con vino,

Pues le ha dicho sin demora,

Que anda por buen camino,

Pactando con el Rufián

Y los demás de su clan,

Para él ser Presidente

De España, y de su gente,

Torra el Prócer Catalán

 

Del Proçés… Mira por donde,

Que hoy día corresponde

Al ya antiguo de Conde,

Y el de Honorable no esconde

Para que hasta Dios lo ronde.

 

II

 

A río revuelto, ganancia de pescadores,

Pero, como repartirse éstos la ganancia

No se ponen de acuerdo, retumban tambores

De guerra, con tanto estruendo y resonancia,

Como, cerca la muerte, se oyen sus estertores;

Viene a cuento porque el hacer en tiempo revuelto

Política, es a perder el tiempo estar resuelto;

 

Repartirse la ganancia, que en este caso

Es hacerse con el Poder, tiene malas pulgas;

El hacer del mismo un buen reparto es tan escaso

Como, hablándole de tú al Sánchez: “tu promulgas,

Le decimos, que eres la aurora, y el ocaso

Los demás”, y Roma locuta, causa finita:

¡Ea, el tren de Arganda, que ni anda ni pita!;

 

Dicho en román paladino: tal como estamos

En río revuelto, de seguir otros cuatro tramos

Más en el Poder el Sánchez, … ¡arreglados vamos!

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído