Rafael Reina

Ataturk: ¿El principio del fin?

Ataturk: ¿El principio del fin?
Rafael Reina. PD

Una vez más el grupo terrorista Islámico Daesh, se sale con las suyas y asesina a inocentes viajeros, en un país que está ayudando a los refugiados y huidos de sus masacres. De nuevo el mismo modo de operación, tres endemoniados que comienzan a disparar para crear confusión y la aprovechan para introducirse con sus explosivos y hacer el máximo de daño posible.

Una vez más, por razones incomprensible, los gobiernos no ponen en práctica lo sistemas de seguridad Israelíes.

Parece como si aceptar sus consejos fuera una deshonra. Yo siempre digo lo mismo, si queremos ir a la Luna, busquemos consejo en Estados Unidos, si alguien quiere tener la red de ferrocarriles más extensa, seremos nosotros los españoles; pues si buscamos seguridad, habrá que pedirle consejo a Israel, el país con más experiencia en la lucha contra el terrorismo Islámico más perverso y variado de la historia del mundo.

No es posible inspeccionar al 100/100 de la gente, especialmente cuando llegan constantemente agrupados, unos en coche, otros en autobuses, otros caminando, es imposible, no solo por la dificultad y la impracticabilidad, sino por el tremendo esfuerzo humano que significa, el ser humano no puede estar permanentemente en tensión, mirando cada persona, fiándose en detalles reveladores cuando vienen grupos tras grupos de gentes, Israel usa el sistema de circulo concéntricos, a veces a kilómetros de distancia, mucho antes de llegar al Aeropuerto de forma aleatoria una veces y total en otras, si nota en el primer círculo algo raro, en el segundo te paran otra vez y si es necesario, te apartan y te interrogan, amablemente muy cortes pero muy firme y usan el «profiling». Muchas sociedades y gobiernos denuncian el profiling como una forma de racismo, pero nada tiene que ver con ello, yo puedo ser blanco, negro, amarillo o verde, pero si en verano llevo una ropa que me cubre el cuerpo y pueden esconder algo, yo entro ese grupo de interés y me paran y me preguntan y puedo parecer lo que sea, pero si cuando me paran y me preguntan, me pongo nervioso cuando me pregunta donde llevo la cartera o de qué color es el anillo de mi esposa, me separan y me interrogan. No es racismo es evitar que el terrorismo del Islam se salga con las suya.

Por ejemplo ahora; el otro grupo terrorista Islámico Alqueda, en su edición de «Guia de Inspiración sobre la Operación de Orlando» (Fuente CLARION), está alentando a los lobos solitarios a efectuar atentados en los países occidentales no solo a homosexuales, que puede dar lugar a pensar que son actos de violencia por armas o crímenes de odio y que los gobiernos pueden enmascarar, para evitarlo está pidiendo que ataquen a heterosexuales también, para que no se confunda y deje claro que es la respuesta Yihadista a la decadente sociedad occidental.

Pues el FBI, que tiene una larga lista de potenciales lobos solitarios, debe aplicar una regla parecida, una nueva visita de cortesía, con amabilidad, sin grandes presiones y sopesar las distintas situaciones, como primer círculo de seguridad. Lo mismo digo para la Guardia Civil, que no es que le falte trabajo pero que necesario y no digamos de la Gendarmería Francesa o Belga.

Aunque parezca mentira en el siglo 21, entre Alqueda y Daesh, los dos grupos terroristas Islámicos más relevantes, hay una pugna para ver quién de estos dos Satanes grupos es más exitoso en alentar a esos endemoniados para hacer daño.

Pero independientemente de los controles de seguridad y de los medios que se pongan, la única forma de eliminar el terrorismo es una acción combinada de medidas militares y policiales y medidas ideológicas:

EL profesor Quatari Al-Ansari, en su disertación televisiva, evitando involucrar directamente el Islam y el Corán (lógicamente), definió al terrorismo Islámico como el resultado de infiltrar las mentes de los individuos susceptibles a ello con ese tipo de ideología, descartando toda relación posible con condiciones económicas o sociales que puedan influir a convertirse en una bomba con piernas. Critica en su discurso, la educación de los niños basada en el miedo a occidente, para inducir a los niños a creer que significamos una amenaza a sus padres, a su hermanos, a sus amigos que estamos preparados para atacar en cualquier momento, que queremos quitárselo todo y hacerles daño.

Esos niños crecen en ese odio, con ese miedo y en el momento que son lo suficientemente mayores para sostener un arma, son entrenados en su manejo lo que le da confianza en su poder y valor para atacar, si a eso se le añade que ideológicamente creen que irán al paraíso, el terrorista esta listo.

Eso sí, el profesor Quatari; define la creencia de alcanzar una mejor vida mediante la inmolación como una idea descabellada y absurda pero que los países occidentales no podemos comprender esa parte del extremismo, porque vivimos un estilo de vida materialista y no espiritual.

Considera que la sociedad (la Islámica) está enferma, que el primer síntoma de esta enfermedad; es que la juventud se ha vuelto en contra de ellos mismos, que han fallado en educarlos correctamente.

Dice que la fuente que incita al odio entre extremistas e infieles es el virus de la enfermedad y que hay que eliminarlos de los currículos de enseñanza, las mezquitas y los medios. Redefinir el concepto Yihad, diferenciar las distintas Yihad, la del estudiante que es la de aprender la del militar la de defender, que la Yihad de hoy no es la misma de los inicios del Islam, hoy con más de un billón de Islámicos en más de 50 países no hay un problema de existencia.

Habla de la necesidad de abrirse a otras culturas a una integración social educacional, que la juventud Islámica también edifique, inventen, construyan como el resto de jóvenes en el Mundo en lugar de destruir.

Es cierto que no todo Islámico es extremista ni terrorista y las palabras de este profesor son las mismas que yo y otros muchos hemos dicho, pero de momento él es el primero que le oigo decir algo cercano a los que debe ser la solución, quitar las incitaciones al odio en su libro sagrado, el Corán.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído