Análisis

Gaspar Albertos: «La bata blanca»

Gaspar Albertos: "La bata blanca"
La foto del año: Junqueras (y Santi Vila) pasan de Torra.

«Los españoles son bestias con forma humana que se reproducen y viven entre nosotros».

«Hay algo freudiano en estas bestias. O un pequeño bache en su cadena de ADN. Pobres individuos».

«¿Quién se atrevería a decir uno, de estos españoles que viven entre nosotros, que haya significado algo en la historia y el progreso de la humanidad?

«Vieja y noble raza de socialistas catalanes, extinguida por sus continuos cruces con los socialistas españoles».

¿Han adivinado ya a quien pertenecen toda esta sarta de frases racistas?

Si, al mismo personaje al que le parece poca la violencia ejercida por los CDR independentistas catalanes animándoles con un «apreteu, apreteu» para que corten aún más carreteras, vías ferroviarias, quemen fotos de representantes del estado y acosen sedes judiciales y hasta domicilios de jueces y de familiares de adversarios políticos.

Y aún más, declaró: «Los eslovenos lo tuvieron claro. Decidieron determinarse y tirar hacia adelante en el camino de la libertad con todas sus consecuencias hasta conseguirlo. Hagamos como ellos.» Obviando que ese proceso se cobró la vida de 74 personas y hubo más de 300 heridos.

Bien, pues tras la exposición de las barbaridades que es capaz de manifestar este singular personaje, Quim Torra, hoy President de la Generalitat de Catalunya, me ha venido a la cabeza lo que me venía rondando en la misma acerca de su parecido físico (y mental) y que no acertaba a descubrir.

Ahora, tras verle varias veces en televisión con fondos de vallas, rejas y alambradas debido a sus continuas visitas en las cárceles a los líderes independentistas, se me ha encendido una luz imaginándolo cual médico nazi inspeccionando un campo de exterminio con las manos cruzadas a la espalda y enfundado en una bata blanca. Complementando sus declaraciones, da el tipo.

Si, es sólo mi imaginación, y la de ustedes si son capaces, pero por imaginar esto nadie va a ser llevado delante de un tribunal como no es llevado él por todo aquello que dice y proclama. No así sus correligionarios líderes independentistas que están siendo juzgados por los hechos delictivos que se les imputan y no por sus ideas.

Si así fuera, él estaría hoy también sentado en el banquillo de los acusados, banquillo que por su disposición me recuerda la configuración de asientos de uno de los vagoncitos de esos trenecillos urbanos para turistas.
Con o sin bata blanca.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído