La intención de Mariano Rajoy es dejar que corra el tiempo

El PP de Rajoy da por hecha la caída de Cifuentes y busca ya otro candidato para Madrid

La dirección popular solo acelerará la decisión sobre el futuro de la presidenta de la Comunidad de madrid si Ciudadanos se une a la moción de censura

El PP de Rajoy da por hecha la caída de Cifuentes y busca ya otro candidato para Madrid
Cristina Cifuentes se abraza a Mariano Rajoy. EF

Firma la nota Juan José Mateo y va a toda página en la portada de ‘El País‘ de este 7 de abril de 2018: «El PP se plantea ya que Cifuentes no vuelva a ser candidata en 2019″.

Matiza en su reportaje desde Sevilla, donde el PP está en plena Convención, que el partido está centrado en lo inmediato -saber si Ciudadanos apoyará la moción de censura que une a PSOE y Podemos, lo que aceleraría una decisión- y la líder regional cuenta aún con sólidos apoyos, como el de la secretaria general, María Dolores de Cospedal (El cónclave del PP llega en un momento de pánico: el ‘mastergate’ de Cifuentes y Puigdemont liberado ).

La última palabra, como siempre, la tendrá Mariano Rajoy, que este viérnes se fundió en un abrazo con Cifuentes.

El PP se enfrenta a una situación potencialmente catastrófica para sus intereses electorales. Madrid debía ser el dique con el que contener la marea del auge de Ciudadanos en las elecciones de 2019 (Cristina Cifuentes acude a la Convención Nacional del PP sin dar muestras de ir a dimitir).

Ante la moción de censura avalada por el PSOE y Podemos contra Cifuentes, el PP depende ahora precisamente de este partido para que no deje caer a la presidenta.

La formación conservadora, además, carece de un plan b que le permita impulsar inmediatamente a un candidato con el potencial de Cifuentes. Y eso provocó ayer que el PP arrancara su convención nacional, celebrada en Sevilla, estremecido por el terremoto del caso del máster.

Los políticos más próximos a Rajoy llegaron a Sevilla convencidos de que debían elaborar su estrategia alrededor de dos hechos incontestables. El primero, que Cifuentes no dimitiría. Y el segundo, que Rajoy no pondría en peligro el Gobierno de Madrid por defenderla. Por ello, fuentes de la dirección nacional reconocieron la existencia de tres opciones.

  • La primera, dejar el futuro de la presidenta en manos de la investigación judicial abierta, hasta que sus conclusiones fuercen una decisión del partido o su dimisión.
  • La segunda, permitir la continuidad de Cifuentes en una situación de extrema debilidad hasta el final de legislatura, para luego sustituirla por otro candidato para 2019.
  • La tercera, precipitar su caída y sustitución por uno de los diputados del PP en Madrid si Ciudadanos se suma a la moción de censura de PSOE y Podemos.

Esa es la línea roja de Rajoy, según uno de sus consejeros: no perder el Gobierno autonómico.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído