Felipe González, el origen de todos los males

Sus subordinados le llamaban dios, lo que da idea del tamaño de su ego, impropio en un socialista. Y de su nula capacidad de autocrítica. Él, como Juan Palomo, yo me lo guiso yo me lo como, se creía demócrata, y les negaba esa condición a quienes realmente la tenían.
Felipe González es el político español que más poder ha tenido a lo largo de su historia, pero no es porque lo acaparara, como hacen ahora los podemitas y sus cómplices, los socialistas, sino por la fe que suscitó en el pueblo español. Sencillamente, no estuvo a la altura de las circunstancias, ni tampoco podía estarlo, porque es tan sectario como vulgar. Se le consideraba buen parlamentario, pero de sus discursos solo se podía salvar la cuarta parte.
Los únicos demócratas que hubo en los primeros tiempos de este diosecillo sin escrúpulos fueron Adolfo Suárez y Manuel Gutiérrez Mellado. Ellos pagaron el precio que había que pagar por traer la democracia a España, mientras que Felipe González lo tuvo que convencer Santiago Carrillo para que no se lo impidiera.
Todavía no se ha enterado de que Torcuato Fernández Miranda podría haber acabado con su carrera política, antes de que empezara, si hubiera querido. Prefirió dejarle hacer camino.
Tampoco se ha dado cuenta de que su razón política, el odio a quienes optan por la derecha, no tiene sentido y es injusta. Del mismo modo que en la derecha hay gente que respeta a la izquierda, él debería respetar a la derecha. Ni se ha enterado, porque no le interesa, de que el gobierno de la República, al que le adjudica puerilmente tantas bondades, no hizo nada por evitar la guerra, como era su obligación. Si lo hubiera hecho, nos habríamos ahorrado todas las muertes y cuarenta años de dictadura.
Si Felipe González fuera un señor decente y hubiera procurado el bien de los españoles ahora no sufriríamos el desafío golpista ni a un gobernante como Pedro Sánchez.

‘2016.Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Necesidades emocionales’
‘Animales in Harena’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído