Opinión / Pasajes

Potaje canario

Potaje canario
Típico potaje canario.

Lo que faltaba, ya ni potaje vamos a poder comer los canarios, con lo bueno que está. (Usted no me diga; ya consio, ¿y ahora qué voy a comer yo…? No sea mentiroso, porque a usted no le gusta el potaje. ¿Ah no…? No, señor. Menos mal; no sabe el pedo, digo el peso, que me quita de encima). Y ya me hizo perder el hilo, el pesado este… Ah, sí, el potaje canario.

Resulta que un cuñado de un primo segundo de mi señora que se llama Arturo, pertenece a la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos de Canarias, y me llamó el otro día y me dijo: “Devuélveme las llaves de la moto, y quédate con todo lo demás”. No, no era eso. Bueno sí, pero no pienso devolverle las llaves de la moto. Lo que sí me dijo, además de lo de la moto (¡Qué perra que tiene con la puñetera moto!), fue que: “Los ingredientes del potaje duplicaron sus precios de venta en el mercado canario en enero”. Y así no podemos seguir; porque no podemos seguir así. Así ni hacemos patria ni nada de nada. Y el precio de los ingredientes del potaje canario deberían estar subvencionados por el Gobierno autónomo, porque para eso son nacionalistas. Vamos dice una.

Según Arturo, o sea el de la moto: “la media que se ha pagado tanto en frutas y verduras como en carne ha supuesto una media del 2,36 por ciento más para el consumidor a la hora de hacer la compra, siendo mayor la diferencia en el ámbito hortofrutícola, donde la media fue de un 2,48 más”. Hay qué ver lo bien que se expresa el Arturo. Si no fuera por lo pesado que está con su jodida moto, igual hasta lo invitaba a pipas.

Sigue diciendo Arturo que: “Las diferencias más significativas se han producido en los precios del repollo y el calabacín, donde se han casi cuadriplicado los precios de comercialización”. Y Arturo habla de repollo y calabacín, en vez de decir col y bubangos, porque se piensa que así hace más fino. Será tortolín. ¡Ya no le devuelvo las llaves de la moto, hala!

Para hacer un potaje canario, usted necesita un cacho, como de cuarto kilo, de calabaza; y la calabaza Cucurbita está a 2,10 euros el kilo. ¿Hay derecho a esto, por muy Cucurbita que sea la calabaza…? ¿No tiene otro tipo de calabaza, doña Concha? ¿Mande…? Nada, nada; le echo la Cucurbita, no se hable más.

Una piña de millo, que por ahí afuera, por la Península vaya, dicen mazorca de maíz, está a 7,25 euros la madre que la parió, y a esto no hay derecho tampoco. Patatas, o sea papas en Canarias porque para eso tenemos una hora menos, ponemos medio kilo. ¿No serán pocas papas…? Bueno, vale ponga otra más. Las papas denominadas Caras, están a 1,4 euros; y son las más baratas. Yo que usted no pondría papas Caras al potaje. Ponga rosadas, que están a… Nada, nada, olvídese de las papas rosadas. Ponga “chinegüas”, alias King Edward en Inglaterra, que están a un euro y se deshacen bien en el potaje. También fritas quedan muy buenas, sobre todo acompañando a un chuletón de res a la brasa.

Bubangos pongamos dos, o uno solo. El bubango es como el calabacín peninsular, pero más sabroso; y los bubangos están a 3,50. Otro robo. Después eche un puñado de garbanzos remojados del día anterior, una cebolla picada, dos cachos de panceta para darle gusto, un tomate, un diente de ajo machacado, bueno póngale dos; ¿le gustan las costillas de cerdo…?, pues hala, adentro; chorrito aceite de oliva, lo mismo da que sea virgen o  desvirgado; zanahorias picadas, azafrán, y habichuelas de las redondas… Y aquí quería llegar yo, a las habichuelas redondas, porque resulta que están a 7,75 euros. Nada, nada, hoy no se hace potaje canario. A ver a cómo está la col… A 1,60. Está cara también, pero bueno.

–Hoy toca potaje de coles, niñas.
–¡No por favor, papi! ¡Otra vez potaje de coles del tuyo no! ¡No seas cruel! Les juro que esto fue a raíz de que una vez, una sola vez y hace ni se sabe, digamos seis añitos, hice un potaje de coles y se me fue la mano en las coles…Y en el tamaño de los pedazos de la col, que todo hay que decirlo. Y desde entonces me tienen frito con sus críticas mordaces y desproporcionadas. ¡Tenga usted hijas para esto!

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído