La pareja estaba separada y las menores se encontraban pasando las vacaciones con el padre, que tenía que entregarlas mañana

Un facineroso degüella a sus dos hijas de 4 y 9 años en Pontevedra

Un facineroso degüella a sus dos hijas de 4 y 9 años en Pontevedra
Crimen, sangre, asesino y cuchillo. PD

Un facineroso ha matado este 31 de julio de 2015 a sus dos hijas de 4 y 9 años en Moraña (Pontevedra) y luego ha intentado suicidarse, aunque no lo ha conseguido, según han informado fuentes de la Subdelegación del Gobierno y de la Guardia Civil.

El agresor, David Oubel Reinero, ha sido trasladado al Hospital de Montecelo para ser atendido de las heridas que se había autoinfligido. Los padres de las niñas -que han muerto degolladas- estaban separados y las menores se encontraban pasando las vacaciones con él, que tenía que entregarlas a su madre mañana, según Efe.

Fuentes de la Guardia Civil han explicado que recibieron una llamada requiriendo su presencia en un domicilio de Moraña. Cuando llegaron se encontraron a las dos niñas muertas, degolladas, y una nota escrita.

Al registrar la casa se percataron de que el padre de las menores se había encerrado en el cuarto de baño y, al tirar la puerta abajo, lo hallaron en la bañera, consciente y con cortes en las muñecas.

El padre y la madre de las niñas tenían la custodia compartida de las menores, según las mismas fuentes. No constan denuncias previas por violencia machista.

Otros casos

El doble crimen ocurrido en Moraña recuerda a otro muy similar perpetrado el pasado noviembre por un hombre en la localidad de San Juan de la Arena (1.500 habitantes), en el municipio asturiano de Soto del Barco, a unos 45 kilómetros al oeste de Oviedo: el hombre mató a golpes a sus dos hijas, de 7 y 9 años, y después se suicidó arrojándose desde el viaducto de La Concha de Artedo.

El parricida, J. I. B. A. de 55 años, estaba separado de su mujer, tenía el régimen de visitas y el mismo día del crimen debía entregar a las niñas a su madre.

En octubre de 2011, José Bretón Gómez mató a sus hijos, Ruth y José, en Córdoba e incineró sus cuerpos como venganza contra su entonces esposa Ruth Ortiz, que le había pedido la separación días antes. Bretón, que durante toda la investigación mantuvo que había perdido a sus hijos en un parque, fue condenado en julio de 2013 a 40 años de cárcel.

En julio de 2012, la localidad de Santa Lucía de Tirajana, en Canarias, era escenario también del asesinato de un niño de 10 años a manos de su padre, que lo mató a puñaladas.

El hombre avisó por teléfono a su exesposa para que viera cómo prendía fuego al coche en el que depositó el cadáver del menor, y a continuación él mismo se estrelló ante los ojos de su expareja. El matrimonio se había separado hacía cinco años.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído