El concurso baja 7,3 puntos con respecto a la temporada pasada pero regresa con un gran 23,3%

Estreno de ‘La Voz 2’: Misma emoción, bajada de audiencia, un Orozco en el límite y un casting mejorado y algo friki

La primera gala de la audiciones a ciegas se salda con cuatro artistas para Bisbal y dos para el resto de coaches

Estreno de 'La Voz 2': Misma emoción, bajada de audiencia, un Orozco en el límite y un casting mejorado y algo friki

Se nos hizo corto. Esa es la mejor crítica que le podemos hacer al estreno de la segunda temporada de ‘La Voz’ el pasado 16 de septiembre de 2013. El gran formato de T5 regresó con una bajada de más de 7 de share puntos con respecto al comienzo de la primera edición pero aún así se hizo con un estupendo 23,3% de cuota de pantalla y con la confirmación de que es uno de los mejores productos de entretenimiento de la actualidad. Eso sí, sigue habiendo fallos ya conocidos y otros nuevos. ¿Qué tal lo ha hecho Antonio Orozco? ¿Echamos de menos a Melendi?

El arranque fue brutal. Fue una escena que los que asistimos a la presentación del concurso ya vimos la semana pasada. Se trataba de la audición a ciegas de Ahinoa, una muchachita pequeña pero de gran voz a la que se disputaban Malú y el nuevo coach, Antonio Orozco. Tras un chiste francamente desafortunado de él (el del pirata que había encontrado su tesoro) y un ataque de divismo de ella, la concursante tuvo que escoger y se quedó con el recién llegado, quién montó el numerito llevándose en volandas a la primera elegida de ‘La Voz 2’.

 

 

Sólo bastaron esos cinco minutos para darnos cuenta de que el formato funciona como un tiro, que sigue fresco y que es lo que todo programa de entretenimiento familiar debería de ser: Es decir, que no aburre y no es cursi. Ya en 2012, Telecinco demostró con ‘La Voz’ que podía ganarle la partida a Antena3 usando sus mismas armas. Ahora, en 2013, el concepto continúa emocionando, sobre todo en lo que se refiere a las audiciones a ciegas (sin duda, la mejor parte de las tres de las que se compone el concurso).

¿POR QUÉ HA BAJADO LA AUDIENCIA?

Pero algo ha pasado. La audiencia ha bajado siete puntos con respecto al estreno del año anterior. Pero ojo, la primera gala de las audiciones a ciegas de ‘La Voz 2’ hizo un gran 23,3% de share aunque durante el prime-time, fue la serie ‘Isabel’ en TVE la que se llevó el liderazgo con 3,5 millones de espectadores (70.000 más que el concurso de T5), mientras que ‘La cúpula’ en A3 bajó a tercera posición y consiguiendo un nuevo mínimo histórico (16,6% y 19% en sus dos capítulos, casi cuatro puntos menos que la semana pasada.

Pero fue en el late-night cuando ‘La Voz’ arrasó y se hizo con el minuto de oro del día con el 32,5% de share. Es decir que en números totales, La Voz tiene mejor cuota de pantalla (23,3%) que Isabel (18,3%) pero porque el talent-show dura más.

¿Son preocupantes estos datos, teniendo en cuenta que T5 esperaba más? Yo diría que no. Para empezar, la competencia es dura, principalmente con ‘Isabel’ peor es muy probable que el concurso mejore o que, por lo menos, no decaiga. Además, hay que tener en cuenta ‘La Voz’ ya no es novedad. Todo el mundo sabe lo que hay. O no.

¿Hay algo este año que haya podido tirar para atrás a una parte de la audiencia? Seamos más claros: ¿Tiene algo que ver la marcha de Melendi y el fichaje de Antonio Orozco?

¿QUÉ TAL ESTUVO ANTONIO OROZCO?

Una vez más, y como marca de la casa, son los coach los auténticos protagonistas de la función. Ellos son los que sufren, lloran, ríen y hacen el payaso.Los concursantes, tantos que son, no destacan demasiado. Pero este año hay una cara nueva en las sillas giratorias y, por lo tanto, una baja. Melendi, la gran revelación del 2012, dijo adiós por centrarse en su carrera ( y ha terminado en una academia musical para ancianos en TVE. No entiendo nada) y le ha sustituido el cantautor Antonio Orozco.

Queda dicho que nunca he sido fan de Orozco, ni de su música ni de su fichaje como nuevo coach de ‘La Voz’- tampoco me gustaba Melendi y terminó por no caerme mal, que ya es mucho-. No sé, me parecía tan soso, tan irritante con esa voz de pito y tan estrella ‘menor’ en comparación a los otros que, lo reconozco, me temía lo peor. Hoy por hoy, y tras haber visto su debut, no sé muy bien qué pensar.

Primero voy a decir que Orozco me ha sorprendido. Hace una semana, durante la rueda de prensa, me lo presentaron y obviamente, fue encantador y cariñoso. Es normal, estaba allí para lo que estaba. Lo que me llamó la atención es que yo pensaba que iba a ser un personaje más callado, más prudente y más flojo de lo que se pide de un coach pero no fue así. El tipo es un showman y el programa ha servido para que le descubramos. Es bueno que en cada edición haya alguien que nos sorprenda.

El problema es, durante esa primera gala, Orozco me recordó mucho a Melendi. Como su antecesor, el nuevo se pasó la noche levantándose de su asiento, dando gritos y luchando por ser ingenioso cuando no siempre lo es. Parecía que nos quería decir algo así como: «Eh, que estoy aquí, miradme. Soy nuevo pero voy a hacer ruido. Que nadie diga que soy soso».

Hoy por hoy, Antonio Orozco está en el límite, en esa delgada línea roja que separa la alegria natural, de lo ridículo e impostado, es decir, Tania LLasera. El bien y el mal. Lo auténtico y lo falso. Harry Potter contra Voldemort.

Aún con todo, me creo que Orozco imite a nadie. En todo caso, ha sido el programa el que se ha decantado por un perfil parecido al de Melendi. Me parece correcto. El nuevo me cae bien y no es costumbre en mí decir eso. Además, dudo mucho, muchísimo, que alguien no haya visto el programa por su culpa.

MISMOS ACIERTOS, MISMOS ERRORES

A parte del nuevo coach, pocas cosas han cambiado ( de momento) en ‘La Voz’. Esto es bueno y malo. Comencemos por lo segundo que siempre es más divertido.

La iluminación y la realización podrían mejorar (la luz se quema y los colores se funden demasiado), si bien el montaje me sigue pareciendo dinámico y funcional.

Los anuncios siguen siendo los grandes protagonistas del programa aunque, creo, anoche vi menos que el año pasado (o será que mi mente ya se ha adaptado al osito de Bimbo y compañía).

En esta etapa, la de las audiciones a ciegas, Jesús Vázquez sigue siendo un azafato que consuela a los familiares de los artistas y, afortunadamente, a Tania Llasera la vemos poco. No cantemos victoria, ya sabemos que la rubia tiene más presencia en los directos. ¿Es que los directivos de T5 no leen las redes sociales? ¿Cuántas veces hay que decir que esta mujer agota y que cada vez que anuncia compresas y habla de lo feliz que está durantes ‘esos días’ del mes, 9 de cada diez mujeres de este país sueñan con su decapitación? Por favor, que le den un Tranquimazin o un copazo o lo que sea. ¡Que deje de saltar y de poner muecas! Siempre diré que tendrían que haber contratado a Abel Arana (todo un gurú en Twitter) para cubrir ese puesto pero claro, no es mujer, no es rubia, ni se ha tragado a Rita Irasema. Una lástima.

Pero hay algo que me ha gustado más en esta edición de ‘La Voz’ con respecto a la primera. Con sólo una gala he notado que el casting es más variopinto, más divertido, más friki. No llega al nivel de los tróspidos pero hay perfiles diversos, no tanto flamenquito y tanto blues como el año pasado.


LOS PRIMEROS EQUIPOS

Vayamos pues con los primeros elegidos de ‘La Voz 2’. Comencemos con Orozco. El nuevo, aunque peleó por varios, se quedó con dos: Ainhoa( de la que ya hemos hablado) y Jaume, más conocido como el de las rastas al que, estoy convencido, no le gusta el ‘chocolate’.Para nada.

 

 

A Rosarillo este año yo no la veo bien. Yo que ella, le pediría a Jesús Vázquez, el teléfono de su cirujano (ese hombre cada día me da más envidia). La pequeña de los Flores no tiene su mejor cara. Se pasó la noche excesivamente seria, pendiente de otras cosas entre ellas, de ponerle una vela negra a Bisbal que, como siempre, se llevaba a los mejores concursantes.

 

 

En la primera de la audiciones a ciegas, Rosario se quedó con Estela (una andaluza flamenca que lloraba más que una madre mejicana con una hija Miss) y con Idoia (una especie de Dita Von Teese de la Vascongadas que tenía una voz curiosa pero no afinada).

 

Malú, este año, sigue igual de desatada y de sentida. Obviamente, por poco se puso a llorar cuando se eligió a David, un gitano que cantó una canción de su padre, Pepe de Lucía, y casi le tira el tanga a la cabeza a su segundo artista de la noche, Gabrielle, un italiano mono pero con pinta de chancletero que te coloca la sombrilla en la playa.

 

 

Bisbal, como de costumbre, sigue siendo el niño mimado por los concursantes. Como su equipo ganó el año pasado, la gente se cree que junto a él uno tiene más posibilidades de triunfar en la música. En el estreno de ‘La Voz 2’, el ex de OT se quedó con cuatro artistas: Darío Benítez (un argentino evangelista. Tela), Estíbaliz( una mezcla entre el muñeco de ‘Saw’ y Julie Andrews) Diana Arriaza ( de las mejores voces de la noche) y Tina (Una repetidora a la que el año pasado mandaron a la calle peor que ahora pujaron todos por ella).

 

 

En fin, que esto acaba de empezar. Que la primera gala se me hizo corta (no miento) y que, a pesar de los errores (Tania Llasera) le doy mi enhorabuena a los responsables.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído