Leo abandona el programa llorando y sin pareja

Una bronca sin precedentes inunda una final de ‘MyHyV’ de gritos, lágrimas, xenofobia, plantones y sospechas: ¿ha sido todo mentira?

Dos de las pretendientas se enzarzan en una discusión brutal y el tronista decide pasar de ellas

Una bronca sin precedentes inunda una final de 'MyHyV' de gritos, lágrimas, xenofobia, plantones y sospechas: ¿ha sido todo mentira?

Tras casi ocho meses calentando el trono de ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’, el pasado 12 de noviembre de 2013 Leo abandonó el programa de T5 en una de las finales más estrambóticas, emocionantes y poco creíbles de la historia. Dos de sus tres finalistas, Liz y Susana, habían tenido una agria disputa, por lo que el tronista decidió irse como entró: sólo. Eso sí, tenemos nuestras sospechas de lo que ha pasado ahí.

 

 

La verdad es que fue un momento bastante creíble, de esos que hacen que te pares si estás haciendo zapping. Ahí lloraba todo el mundo: tronista (palabra inventada por el programa para designar a la persona que se deja seducir por infinidad de candidatos o candidatas) pretendientas, comentaristas, familiares (había una ancianita por allí que era un encanto) y presentadora. Todos estaban muy tensos, muy con cara de «lo que está pasando aquí es la repanocha». Así que, aunque no fuese muy seguidor del programa, te quedabas a verlo. El problema era que teniendo en cuenta lo que es ‘Mujeres y hombres y viceversa’, pondría la situación en cuarentena.

¿Por qué sigue un programa que, tras cinco años en antena, está claramente quemado? A estas alturas la audiencias son, por decirlo de algún modo, mediocres (rondando el 13% de media) aunque, eso sí, su impacto social en la red sigue siendo muy potente. ‘MyHyV’ es, en realidad, marca de la casa. Con la excusa de encontrar pareja, el espacio se ha convertido en un contenedor de aspirantes a estrellas, en una forma más de buscar la fama. Estar allí es como una carrera de fondo. Uno entra, primero, como pretendiente, luego, si has jugado bien tus cartas, te ofrecen el trono, te lías con todas las personas que puedes y si al final has hecho mucho ruido o bien te meten en cualquier otro reality o te contratan de gancho del programa (comentarista). Es como hacer una oposición.

Y digo todo esto, porque con la final de Leo, el tronista, da que pensar que había alguien que tenía un pacto con el programa y que no me extrañaría que en breve veamos a esa persona ‘ascender’ de puesto y sentarse en uno de los tronos. ¿De quién hablo? Vayamos por partes.

LA GRAN BRONCA CAMPESTRE

 

 

El trono de Leo ha durado casi ocho meses y al final se quedó con tres finalistas: Yolanda (la que ,me da a mí, que estaba ahí como por casualidad), Susana (una grita mucho) y Liz (la favorita y, esto importante, ex concursante de ‘Gran Hermano’). Pues bien, días antes de la final, Leo se llevó a sus chicas a una casa rural y allí, en medio del campo, estalló la polémica.

En la excursión, Liz y Susana se dijeron absolutamente de todo, mientras que su tronista se paseaba por allí con cara de pena. El motivo de la bronca era, como no , las redes sociales. Resulta que Susana tiene una amiga que escribió en Twitter algo así como que Leo se iba a ir sólo del programa y que Liz sería la próxima tronista. Es decir, que a esta última, lo único que le interesa es salir en la tele, no el amor.

El caso es que Liz, en vez de cabrearse con la autora de tuit, se enfadó con Susana y la acusó de tener una cuenta falsa en Twitter desde la que le enviaba mensajes como que era «una negra de mierda» o distintas amenazas de muerte. Claro, Liz aprovechó, mientras contaba todo esto, para llorar y decir que lleva muchos meses sufriendo xenofobia por el color de su piel.

Tras ver las imágenes de la bronca, en EL plató seguía el drama. Todos estaban muy mal y todos opinaban, pero era la final y Leo tenía que elegir a una como pareja. El caso es que el tronista sacó a bailar, una a una, a sus chicas y estas, lo único que hacían, era llorar y llorar.

 

 

Susana y Yolanda, generosas, le dijeron Leo que como le querían tanto, respetarían su decisión, mientras que Liz barrió más para casa y le dijo a su tronista que estaba como loca por irse con él.

Pero tanto drama para que al final, Leo, hecho un mar de lágrimas, las mandara a todas a paseo argumentando que la discusión en la casa rural le había hecho recapacitar y que no quería estar con ninguna. (Lo que quiere decir que a Yolanda no la tuvo en cuenta nunca ya que esta mujer no entró en la bronca).

Conclusión: que se ha terminado la era de Leo pero que, en breve, comenzará la de Liz. Estoy convencido, y esto es una intuición, de que a esta chica le ofrecerán el trono en menos de dos meses. ¿Ha sido todo una estrategia? El tiempo dará o quitará razones.

 

Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído