Cajón de Sastre

Rufino Soriano Tena

La derecha contrahecha

La verdad es que este viejo, es decir, mi señoría no se atreve a dar consejo al partido político al que he votado toda mi vida, que es el PP, aunque me esté feo decirlo, y al que en estos momentos lo veo tan desnortado… Pero vamos a ver, ¿por qué los políticos de la derecha, en general, entendiendo como tales al dichoso PP, a Vox, a C´s y algún otro dextrógiro que habrá por ahí, en lugar de unirse, se dedican a ponerse cual no digan dueñas los unos a otros? Que quién va a ser presidente del citado PP a partir de su próximo Congreso en la Comunidad de Madrid; que si en la calle Génova no se ve con buenos ojos que Isabel Díaz Ayuso sea la que posiblemente ocupe ese cargo; que si por ello el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida se toma el chocolate de espaldas con la susodicha Isabel; que si Rajoy, el señor Rajoy se pronunciaría por el uno o por la otra; que si la diputada y exportavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo ha puesto a parir -con razón en algunos casos- a una parte de los políticos que pertenecen a su  partido, como a Teodoro García Egea; que si el señor Casado ha hecho mal deshaciéndose de Cayetana, porque ésta es una mujer de garra, no como otros peperos, que son de ni fu ni fa, ni chicha ni ´limoná`; que si Casado, aunque dice que “sabe bien lo que tiene que hacer” padece un miedo terrible, canguis, canguelo o terror a que alguien le desposea de su liderazgo; que… Bueno, para qué voy a seguir si vuesarcedes saben mejor que mi señoría que por estas razones y por otras que se podrían traer a colación, pensar en que el conjunto de la derecha, PP, Vox, C´s y algún otro partido dextrógiro como he dicho ut supra, ese conjunto es muy difícil que se aúne, es decir, que se una, que sea un solo bloque, la derecha. Pero como también he dicho antes, eso es impensable. Ni hablar del peluquín. O, como se diría en alguna lengua  extraña -no sé en cuál- “ni forgoten do peluco”. Es así la cosa. Y en esta situación hay que decir que la derecha está maltrecha, o sea, que tiene torcido o corcovado el cuerpo. Así está el tema. Por eso digo que no me atrevía, ´aunque soy viejo, a dar consejo´. Esos vocablos me pueden servir como ripios biensonantes para reunirlos con otros análogos y así dar a luz a una de mis paridas consuetudinarias para guardar en “Mi ripioteca privada”, pero no para que se pueda tratar adecuadamente el problema que enumerado les he en las precedentes líneas. Sí, este mal de la derecha española ciertamente no mola. Es como una enfermedad o epidemia, sin pan, que afecta a los partidos políticos de la derecha de España y que mi señoría cree que lo que él modestamente puede sugerir al ´populo bárbaro´, es decir, a vuesarcedes es que se sometan a un tratamiento de urgencia para intentar corregir esa mal que aqueja a la banda de los partidos en cuestión. D. p., o sea, despáchese, como se decía antiguamente en las recetas médicas:

-Diazepam, de 750 mgr. Tranquilizante. Para todos los fans de partidos dextrógiros, o sea, de derechas.

-Benzocagalina, de 500 mgr. Para el señor Casado.

-Ataraxvox, de 350 mgr. Para los afines a Vox.

-Ciudaprofeno, de 450 mgr. Para los que admiran al C´s.

Todos estos fármacos deben tomarse o bien en ayuna o si no, tras una ingesta calórica superior a las 500 calorías, por si acaso.

La posología para cada quién ha de moderarla el médico del ambulatorio correspondiente pero sin pasarse, porque si no… Hombre, claro que hay efectos secundarios y en ellos está el peligro.

Y así, mi señoría concluye diciendo que, aparte del tratamiento prescrito, si vuesarcedes intuyen que hay algo distinto, díganlo ahora. No vayamos a someternos al tratamiento éste y luego vayan a empezar como con las vacunas estas de la pandemia (ven cómo esta sí tiene pan) que cuando uno ya se ha puesto dos dosis le endilgan que hay que ponerse una tercera. Y menos mal que no han hablado todavía de una cuarta, porque estos expertos de ´expertitud reducida´, como diría una ilustre ex-Vicepresidenta 1ª del Gobierno de España, cuando se ponen a darnos caña… ¿O no?

 

2-12-2021.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Rufino Soriano Tena

Licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de Granada y Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Comillas (ICADE) de Madrid

Rufino Soriano Tena

Licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de Granada y Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Comillas (ICADE) de Madrid

Lo más leído