LA DUDA ES SI LOS JUECES OBLIGARAN DE VERDAD A CUMPLIR SU SENTENCIA

El TSJC ordena que el 25% de las clases en las escuelas de Cataluña sea en castellano

El tribunal ha estimado parcialmente un recurso de 2015 del Ministerio de Educación contra varias resoluciones de la Generalitat

El TSJC ordena que el 25% de las clases en las escuelas de Cataluña sea en castellano
El burro catalán y los idiomas. PD

El diagnóstico del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, aunque obvio, es de peso y en consecuencia, el espaldarazo al uso del castellano en las escuelas catalanas es de los que hacen época.

«El uso del castellano en las escuelas catalanas es residual» y la Generalitat tiene la obligación de adoptar las medidas necesarias para garantizar que todos los alumnos reciban de manera efectiva e inmediata las clases en las dos lenguas oficiales: catalán y castellano».

El TSJC no establece los porcentajes exactos, pero en todo caso la docencia «no podrán ser inferiores al 25 %» en ninguna de los dos idiomas.

El tribunal ha estimado parcialmente el recurso interpuesto por el Ministerio de Educación en 2015 -cuando gobernaba el PP- contra varias resoluciones de la conselleria de Educación de la Generalitat y obliga a impartir el 25% de las clases en castellano en el sistema educativo catalán.

La sección quinta de la sala del Contencioso Administrativo del TSJC ha publicado este 17 de diciembre de 2020 una resolución en la que declara “la obligación de la Generalitat a adoptar las medidas necesarias para que se garantice que todos los alumnos reciben de manera efectiva e inmediata la enseñanza mediante el uso vehicular normal de las dos lenguas oficiales en los porcentajes que se determine, que no podrán ser inferiores al 25% en uno y otro caso”, en alusión al castellano y al catalán.

El TSJC argumenta que de la documentación aportada -por la propia conselleria de Educación de la Generalitat- se desprende que el “uso vehicular de la lengua castellana en el sistema educativo de Cataluña es residual, o al menos así es en una parte significativa de lo centros y grupos docentes, de forma que se constata una infracción del marco jurídico vigente”, en alusión al Estatuto catalán, la Ley de Educación de Cataluña, la Ley Orgánica de Educación y varias sentencias del Tribunal Constitucional.

Ante este marco, el TSJC considera que “corresponde” fijar un uso vehicular mínimo de las lenguas oficiales -castellano y catalán- que permita “ordenar” la actual situación “contraria” al ordenamiento. En este sentido, el tribunal recuerda que esta presencia mínima está fijada por la jurisprudencia en un 25% de las horas lectivas y, además de la enseñanza de la propia lengua -la asignatura de Lengua Castellana-, debe incluir otra asignatura de otra materia que sea troncal.

Esta resolución llega justo en un momento en que la polémica en torno a la lengua vehicular ha vuelto a coger vuelo con la reforma educativa -bautizada como Ley Celaá-, que suprime la referencia explícita al castellano. De hecho, este domingo se ha organizado una movilización en Barcelona por este motivo, impulsada por entidades defensores del castellano.

Lo cierto es que un estudio de la Asamblea por una Escuela Bilingüe -entidad de referencia en la defensa del uso del castellano en la escuela catalana- publicado en 2018 indicaba que, de 2.214 centros públicos educativos analizados en Cataluña (el 95% del total), ninguno usaba el castellano como lengua vehicular y solo 126 impartían alguna asignatura que no fuera Lengua Castellana en castellano. De esos 126 centros, el 96% escogían educación física o plástica como asignaturas para dar en castellano.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído