El líder de VOX recuerda que los acontecimientos anteriores a la Constitución de 1812 son “herencia irrenunciable” de todos los españoles

Abascal denuncia el plan oculto detrás de la reforma del Bachillerato: «Quieren separarnos de nuestras raíces»

El ministerio de Pilar Alegría quiere que los alumnos dejen de estudiar a los Austrias, los Reyes Católicos y la Reconquista

Abascal denuncia el plan oculto detrás de la reforma del Bachillerato: "Quieren separarnos de nuestras raíces"
Santiago Abascal PD

Santiago Abascal ha desvelado cuál es el plan oculto detrás de la reforma del Bachillerato que impulsa el Gobierno de Pedro Sánchez.

Tras las polémicas medidas que permitirán a los estudiantes tener títulos con suspensos y eliminar los exámenes de recuperación en la ESO, ahora el equipo de Pilar Alegría tomó la decisión de borrar de un plumazo a los Austrias y Al-Andalus del Bachillerato.

La última versión del currículo estatal de esta etapa postobligatoria establece que todos los alumnos se centrarán en la Historia Contemporánea y apenas se detendrán como antes en los acontecimientos anteriores a la Constitución de 1812.

Para el líder de VOX se trata de una medida que se buscará implementar porque “quieren separarnos de nuestras raíces. Quieren arrebatarnos nuestro pasado y borrar toda huella común para imponer más fácilmente su agenda de división, desarraigo e ingeniería social”.

Por lo que afirma que “la grandiosa historia nacional pertenece a todos los españoles. Es una herencia irrenunciable”.

 

El polémico plan

En el plan de Pilar Alegría han desaparecido las menciones a la «Hispania del mundo romano», «la llegada de los pueblos germánicos», «la creación del reino visigodo», «la presencia islámica y la formación de Al-Andalus», «la pluralidad de reinos en la Edad Media», «la unión dinástica de los Reyes Católicos» o «el papel central de la Monarquía de los Austrias en la Europa Moderna», expresamente citados en el borrador del pasado octubre.

Las épocas Antigua y Medieval y la Edad Moderna, en definitiva, quedan diluidas ahora en tres epígrafes generalistas sobre el «Mediterráneo, el Atlántico y la Europa continental en las raíces de la historia contemporánea», «el proceso de construcción nacional en España. De la centralización política y administrativa a la formación y desarrollo del estado liberal» y «el significado del imperio y de la herencia colonial en la España contemporánea».

A juzgar por las veces que se mencionan, estos epígrafes no tienen tanta relevancia en la nueva jerarquía como la «memoria democrática», las «identidades nacionales» y los nacionalismos o los objetivos de desarrollo sostenible.

Esta forma de plantear la asignatura se hace ya en Cataluña y genera un agravio comparativo con otras autonomías de cara a competir en la Selectividad (Ebau), pues mientras los alumnos catalanes sólo se estudian la Historia (de España y de Cataluña) desde 1700, los del resto de regiones tienen que aprenderse desde la Prehistoria hasta nuestros días.

«Las competencias específicas se han estructurado en torno a los vectores que vienen constituyendo los principales centros de interés en el presente, que definen las estrategias para aprender del pasado y que resultan relevantes para orientar nuestro porvenir. Se pretende con ello destacar el valor funcional y significativo del aprendizaje de la Historia de España y de los saberes que ofrece, dotándolos de un sentido práctico y relacionados con el entorno real del alumnado», señala el documento.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído