Estudio

Los chicos y chicas se desenvuelven igual estudiando ciencias

Los chicos y chicas se desenvuelven igual estudiando ciencias
Millenials YT

Un estudio sobre las aptitudes en 1,6 millones de estudiantes, ha demostrado que niños y niñas se desempeñan igual de bien en materias STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas).

El análisis, publicado este martes en la revista ‘Nature Communications’, arroja dudas sobre la opinión de que hay menos mujeres en empleos relacionados con STEM porque no son tan capaces en esas materias como los hombres, una noción que ha sido respaldada por el concepto de que las diferencias de género en la variabilidad llevan a brechas de género en los campos asociados.

En su meta-análisis, los investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia) compararon las diferencias de género en la variación de las calificaciones académicas de más de 1,6 millones de estudiantes de entre seis años y universitarios de todo el mundo, en 268 escuelas y aulas diferentes. «Combinamos datos de cientos de estudios y usamos un método desarrollado por mi supervisor para evaluar exhaustivamente la mayor variabilidad masculina en el rendimiento académico», dice la autora principal, Rose O’Dea.

Una clase con grados más variables indica una brecha más grande entre los estudiantes de alto y bajo rendimiento, y una mayor variabilidad masculina podría resultar en que los niños superen en número a las niñas en la parte superior e inferior de la clase. «La mayor variabilidad masculina es una vieja idea que la gente ha utilizado para afirmar que siempre habrá más genios masculinos, y tontos, en la sociedad», dice O’Dea.

El equipo encontró que, en promedio, las calificaciones de las niñas eran más altas que las de los niños, y las calificaciones de las niñas eran menos variables que las de los niños. «Ya sabíamos que las niñas superan rutinariamente a los niños en la escuela, y también esperábamos que las calificaciones femeninas fueran menos variables que las de los hombres, por lo que no fue sorprendente. De hecho, nuestro estudio sugiere que estos dos factores no han cambiado en 80 años», dice O’Dea.

Y continúa: «Sin embargo, lo más sorprendente fue que ambas diferencias de género eran mucho mayores en las asignaturas no STEM, como el inglés. En las materias de STEM, las niñas y los niños recibieron calificaciones sorprendentemente similares, tanto en promedio como en variabilidad».

LOS ESTEREOTIPOS DIFICULTAN QUE LAS NIÑAS OPTEN POR ESTOS ESTUDIOS

En otras palabras, los investigadores demostraron que los logros académicos en STEM de niños y niñas son muy similares; de hecho, el análisis sugiere que el 10 por ciento más alto de una clase contenía el mismo número de niñas y niños. O’Dea dice que hay varias razones por las cuales estas cifras no se traducen en una participación equivalente en empleos STEM más adelante en la vida.

«Incluso, si hombres y mujeres tienen las mismas capacidades, STEM no es un campo de juego equitativo para las mujeres, por lo que las mujeres a menudo toman caminos con menos competencia masculina», argumenta. Por ejemplo, encontramos que la capacidad de superposición entre niñas y niños es mucho mayor en STEM, y menor en materias no STEM, lo que significa que hay menos niños compitiendo con niñas en campos no STEM.

Las creencias sociales estereotipadas sobre en qué campos se considera que las niñas tienen éxito también juegan un papel. «Las niñas son susceptibles de ajustarse a los estereotipos en los campos tradicionalmente masculinos de STEM. Las niñas que intentan tener éxito en estos campos a menudo se ven obstaculizadas por los efectos adversos», dice O’Dea.

«Por ejemplo, el estereotipo de que las chicas no son buenas en matemáticas hace que sea más difícil para las chicas ser buenas en matemáticas, tanto por la forma en que nos percibimos a nosotros mismos como por la forma en que otras personas nos perciben. Todos tenemos prejuicios subconscientes, y un extraño fenómeno llamado amenaza estereotipada, donde recordar el estereotipo relacionado con tu identidad puede hacer que sea más difícil desafiar ese estereotipo», añade.

O’Dea cree que no hay una solución simple para trabajar en la sub-representación de mujeres en STEM. «La ciencia y la academia tienen muchos problemas estructurales que llevará tiempo corregir. Sin embargo, hay mucho que podemos hacer para alentar a las niñas a rendir mejor en matemáticas, por ejemplo, las niñas tienden a mejorar cuando les enseña una mujer con un fuerte conocimiento matemático, para que puedan ver que también pueden hacer matemáticas», añade.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído