Crónicas Bárbaras

Manuel Molares do Val

Alá es otro dios

Desde su ventana en el Vaticano el Papa Francisco proclamó tras los atentados de París que “matar en nombre de Dios es una abominación”, con lo que identificó a Alá con el Dios judeocristiano, que es muy diferente, como advierten los teólogos más respetados.

Bergoglio sabe que el Dios de los judíos, y de los cristianos a través de Jesús, configura la doctrina judaica y elige como suyo al pueblo judío, como aparece en el Antiguo Testamento, que con el Nuevo es un conjunto de libros básicos del cristianismo.

Sabe también que Alá tiene otro origen. Hasta Mahoma (570-632) Alá era una de las 360 deidades árabes con los nombres grabados desde mucho antes en la Piedra Negra, el meteorito oculto en la Kaaba, alrededor de la que rezan los musulmanes en La Meca.

Alá era el dios Luna de los sumerios, adoptado como propio por la tribu de Mahoma, los Quraish.

En sus revelaciones, iniciadas alrededor de 610, el arcángel Gabriel le ordena a Mahoma que destruya los ídolos de todos los dioses y que declare a Alá el único. Lo impregna además con algunas doctrinas judías y cristianas, aprendidas superficialmente en viajes o con viajeros de caravanas…


Siga leyendo aquí y vea a Salas

Recibe nuestras noticias en tu correo

Manuel Molares do Val

Manuel Molares do Val (Vigo/Pontedeume, Galicia), trabajó para la Agencia EFE como corresponsal permanente en México, Bélgica, la República Popular China --el primer peridista español destinado allí--, y EE.UU. Fue enviado especial en todo tipo de acontecimientos en los cinco continentes.

Lo más leído