Crónicas Bárbaras

Manuel Molares do Val

¡Que no les entre el Demonio!

e acerca a los cincuenta y esta mujer muestra en su porte, en el cuidado de su persona, en sus formas educadas y en la riqueza de su vocabulario de dulce acento centroamericano que tuvo una vida confortable antes de ser limpiadora itinerante de pisos, a 9,95 euros la hora, seguros incluidos.

Trabaja para una empresa que envía a personas diferentes cada vez que se le demandan y esta era la primera vez que venía a nuestra casa a esta señora venezolana, que mostraba natural, inconscientemente, una antigua distinción.

Inspiraba curiosidad y le preguntamos por su vida y su país. Era farmacéutica, universitaria, tenía empleados, y no se había preparado, digámoslo en la clasista expresión española, “para servir”: tenía quienes le hacían ese trabajo mientras atendía su céntrica botica caraqueña.

Recibió a Hugo Chávez y su presidencia de 1999 con una mezcla de curiosidad y aprensión, pero no con hostilidad: el antiguo militar juraba que eliminaría la corrupción del país y repartiría bienestar.

Pero enseguida todo fue a peor, con más corrupción, con el país…

Siga leyendo aquí y vea a Salas

……..

Recibe nuestras noticias en tu correo

Manuel Molares do Val

Manuel Molares do Val (Vigo/Pontedeume, Galicia), trabajó para la Agencia EFE como corresponsal permanente en México, Bélgica, la República Popular China --el primer peridista español destinado allí--, y EE.UU. Fue enviado especial en todo tipo de acontecimientos en los cinco continentes.

Lo más leído