Crónicas Bárbaras

Manuel Molares do Val

Nuestra Madre Roma

Si se confirma el reciente descubrimiento de arqueólogos e historiadores de que bajo un cerro en La Muela, Guadalajara cerca de Madrid, hay una ciudad romana poco enterrada de 120.000 metros cuadrados –veinte grandes estadios de fútbol-, se producirá una revolución en la historiografía española y quizás mundial.

En Caraca, esa ciudad habitada entre los siglos IV a.C. y II d.C. por 2.000 habitantes mayoritariamente carpetanos, tribu cercana a los celtas, se verá mejor que nunca cómo Roma enriqueció con su cultura y forma de vida cualquier lugar de la actual España, incluso sin valor estratégico aparente.

Roma es parte fundamental de lo que somos hoy, junto con nuestra herencia judeocristiana –Jesús era un judío al que, dice el evangelista Juan, le llamaban rabino–, y todo ello añadiendo las raíces greco/fenicia, y la germánica de suevos y visigodos.

Mucho menos importante es la herencia árabe, cuyo valor fue adoptar los conocimientos de los pueblos conquistados, desde Hispania hasta el número cero de los indios…

Siga leyendo aquí y vea a Salas

….

Recibe nuestras noticias en tu correo

Manuel Molares do Val

Manuel Molares do Val (Vigo/Pontedeume, Galicia), trabajó para la Agencia EFE como corresponsal permanente en México, Bélgica, la República Popular China --el primer peridista español destinado allí--, y EE.UU. Fue enviado especial en todo tipo de acontecimientos en los cinco continentes.

Lo más leído