El fundador de la Congregación, Marcial Maciel, abusó de 60 menores

Los Legionarios de Cristo admiten en un informe interno 175 casos de pederastia

Los Legionarios de Cristo admiten en un informe interno 175 casos de pederastia
Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo. EP

Los Legionarios de Cristo han hecho público un estudio pormenorizado en el que analizan las estadísticas referentes a los casos de abusos sexuales cometidos por sus sacerdotes entre 1941 y 2019. El resultado es demoledor. En estas ocho décadas de existencia de Legión de Cristo, 175 menores de edad –en su mayoría de entre 11 y 16 años– han sido víctimas de abusos sexuales cometidos por un total de 33 sacerdotes. En estas cifras se incluyen los, al menos, 60 menores de edad abusados por Marcial Maciel, fundador del instituto.

El estudio aclara que esta treintena de agresores sexuales representan solo el 2,44% de los 1.353 legionarios ordenados a lo largo de la historia de la congregación. Entre estos 33 sacerdotes, 6 han fallecido, 8 dejaron el sacerdocio, 1 dejó el instituto y 18 siguen en la Congregación. De estos 18, el 100% está apartado del trato pastoral con menores, 4 de ellos tienen restricciones al ministerio y un plan de seguridad y 14 no ejercen el ministerio sacerdotal público.

Si se excluye de la lista a Maciel, dos sacerdotes incurrieron en abuso por vía virtual, 4 abusaron de su víctima una sola vez, 9 lo hicieron repetidamente de una víctima única, 11 abusaron de entre 2 y 5 víctimas; 5 de ellos de entre 6 y 10 víctimas y uno que ya fue destituido, tiene 13 víctimas conocidas.

El Informe 1941-2019 se presenta como una auditoría interna realizada durante seis meses e inédita en la historia de la vida consagrada, en la antesala del Capítulo General de la Congregación que arrancará el 20 de enero en Roma. De esta manera, la institución busca «reconocer el fenómeno del abuso sexual de menores y favorecer la reconciliación con las víctimas», tal y como se apunta en la nota de prensa elaborada por la Oficina de Comunicación Internacional de los Legionarios de Cristo.

«El abuso sexual de menores en la Congregación estuvo mezclado con el abuso de poder y de conciencia por parte de algunos que aprovecharon sus puestos para abusar”, indica el informe.

La respuesta institucional a los abusos desde 1941 al 2005 «está muy marcada» por la mentalidad general de la época en la que los abusos eran un tabú social y por la misma figura de Maciel como fundador, añade.

Maciel era el superior general y la autoridad máxima en este periodo y tenía la responsabilidad de todas las decisiones importantes, como nombramientos, admisiones al sacerdocio, sanciones, cambios de lugar, etcétera.

Para elaborar el estudio, la Congregación ha contado con la colaboración de trece supervivientes de esta lacra. «Hemos experimentado que cualquier paso de acercamiento a una víctima es un paso esencial hacia la justicia en la verdad», recoge el documento. Además se admite de la misma manera cómo «hacer luz sobre el pasado, por doloroso que sea, es liberador y fundamento indispensable para construir el futuro».

De hecho, los Legionarios de Cristo tienen abierto un canal de denuncia de abusos a través del portal digital ceroabusos.org en el que también está publicado el informe. Esta iniciativa nace del empeño por reparar el daño causado en el pasado y poner los cimientos en lo que se refiere a prevención y creación de ambientes seguros para los menores en todo el Regnum Christi, que aglutina a esta familia carismática formada por los sacerdotes legionarios, consagradas, laicos consagrados y laicas.

Después de ocho años de reflexión de la mano de la Santa Sede, tanto los Legionarios de Cristo como las consagradas, laicos consagrados y laicos culminaban su «refundación» y vieron cómo el pasado 31 de mayo el Vaticano aprobaba los Estatutos de la Federación Regnum Christi, que entraron en vigor el 15 de septiembre.

«Deploramos y condenamos los abusos cometidos en nuestra historia así como aquellas prácticas institucionales o personales que pudieron favorecer o propiciar cualquier forma de abuso de revictimización», señala la comisión que elaboró el informe.

«Pedimos perdón a las víctimas, a sus familias, a la Iglesia y la sociedad por el grave daño que miembros de nuestra Congregación han causado. Reconocemos con honestidad y vergüenza la realidad de los delitos de abuso sexual de menores en nuestra historia, con el deseo sincero de una continuada conversión personal e institucional», puntualiza.

Te puede interesar

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído