Debido a que agosto es mes inhábil a efectos judiciales

Se demora el juicio del Códice Calixtino

La Iglesia pide 31 años de prisión para el ladrón del manuscrito

Se demora el juicio del Códice Calixtino
El autor confeso del robo, acompañado por su abogada

El robo del Códice Calixtino en la Catedral de Santiago se produjo en julio de 2011 y un año después fue recuperado por la policía en un garaje propiedad de Fernández Castiñeiras

El hecho de que el mes de agosto esté declarado inhábil a efectos judiciales, salvo para actuaciones urgentes, está demorando que se fije la fecha definitiva para la celebración del juicio por el caso del robo del Códice Calixtino.

Fuentes judiciales dijeron a Efe que en la Sección 6 de la Audiencia Provincial de A Coruña, con sede en Santiago de Compostela, no se ha registrado aún el expediente de este caso, que debe de ser remitido desde el Juzgado de Instrucción número 2 de la capital gallega.

El procedimiento judicial por el robo del manuscrito del siglo XII, ocurrido en julio del año 2011, se ha demorado también debido a que a finales del mes de julio, la defensa del autor confeso de los hechos, el exelectricista de la catedral, Manuel Fernández Castiñeiras, no había presentado aún su escrito.

El juez instructor del caso, José Antonio Vázquez Taín, ha concedido a Carmen Ventoso Blanco, abogada de Fernández Castiñeiras, la prórroga máxima para la presentación del escrito definitivo.

Fuentes de la Audiencia Provincial explicaron a Efe que «los plazos siempre son ampliados» y que la letrada dispuso de veinte días naturales para presentar el escrito. A la letrada se le concedió el plazo «máximo», porque «alegaba indefensión«, agregaron.

El procedimiento judicial por este caso ya ha visitado la Sección 6 de la Audiencia Provincial de A Coruña con anterioridad, pero precisamente para resolver los recursos que se presentaban, dijo a Efe una fuente de dicha sección.

«Una cosa es que llegue aquí para resolver un recurso, y otra muy distinta es que venga ya para enjuiciar», precisó.

El trabajo de instrucción ha finalizado hace tiempo, y ello ha hecho posible que el escrito de la fiscalía fuese registrado en el juzgado en la primera semana del pasado mes de abril. También el de la acusación particular ejercido por la Iglesia llegó a la sede judicial al mes siguiente.

Fuentes judiciales ya habían avanzado a principios de este año 2013 que la vista oral, por el robo del Códice Calixtino y por las cantidades de dinero supuestamente sustraídas del templo también por Fernández Castiñeiras, no se celebraría antes del verano.

Aparte de la coincidencia del mes de agosto como inhábil a efectos judiciales y la demora por parte de la defensa para presentar su escrito, la acumulación de casos en los juzgados compostelanos y también en la propia Sala 6 de la Audiencia Provincial tampoco ha contribuido a que el expediente del Códice Calixtino haya sido tramitado con más premura, dijeron las fuentes.

En la causa judicial abierta por el robo del manuscrito también están acusados la esposa del autor confeso, Remedios Nieto Mayo, y el hijo de ambos, Jesús Fernández Nieto, a los que el Ministerio Público acusa de un delito de blanqueo de capitales.

El robo del Códice Calixtino en la Catedral de Santiago se produjo en julio de 2011 y un año después fue recuperado por la policía en un garaje propiedad de Fernández Castiñeiras en Milladoiro, núcleo de población muy próximo a Santiago de Compostela.

El autor confeso del robo se encuentra en libertad desde el 30 de enero de este año, después de abandonar la prisión de Teixeiro en la que ingresó en julio de 2012.

A falta de conocer el escrito final de la defensa del autor confeso del valioso manuscrito, los que sí se conocen hace tiempo son los de la Fiscalía y los de la Iglesia, personada en la causa como acusación particular.

El pasado mes de abril el fiscal Antonio Roma presentó su escrito definitivo de acusación en el que solicita para el exelectricista de la catedral compostelana 15 años de cárcel, 300.000 euros de multa y la reposición a la basílica de unos 2,3 millones de euros que presuntamente Fernández Castiñeiras habría sustraído de forma continuada de la caja fuerte desde el año 2000.

Por su parte, la Iglesia, personada como acusación particular, elevó la petición de penas a 31 años por apreciar que Fernández Castiñeiras abusó de la confianza del personal de la catedral. (RD/Agencias)

Te puede interesar

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído