El abogado de Barbastro contesta que la alegación "es un disparate"

El obispo de Lleida dice ahora que 88 de los bienes de la Franja son suyos

Con esta reclamación, "a nivel eclesiástico podríamos hablar hasta de una rebelión"

El obispo de Lleida dice ahora que 88 de los bienes de la Franja son suyos
Manifestación por la devolución de los bienes de Barbastro

Es inaudito que diga ahora el obispo que sólo podrían ser de Aragón 22 de las piezas, aunque no las puede devolver, pero que las demás, habiéndolo pensado bien, son de él

El obispo de Lleida, Salvador Giménez, asegura en la contestación a la demanda planteada desde Aragón por los 111 bienes histórico-artísticos de las parroquias de la Franja que se ha apercibido ahora de que 88 de las piezas reclamadas son suyas.

Así lo ha asegurado a Efe Joaquín Guerrero, el letrado que coordina la demanda de la Diócesis de Barbastro-Monzón para reclamar la devolución de los bienes, quien ha calificado de «inaudita» y de hasta «vergonzosa» la contestación hecha en relación a la propiedad de los bienes.

El escrito de alegaciones de la Diócesis de Lleida plantea una «reconvención», una fórmula jurídica por la que no sólo se opone a la devolución de las piezas, sino que pide al juez encargado de la demanda civil que admita a trámite su reclamación en contra de los intereses del Obispado de Barbastro.

Guerrero ha tachado de «normal» el arsenal de pruebas planteado por el Consorcio del Museo de Lleida, ya conocido y rechazado en diversas ocasiones por los tribunales de justicia, ha añadido, pero ha asegurado estar «sorprendido» con la posición del obispo de la ciudad catalana.

Un obispo, ha añadido, conocedor de las sentencias de los más altos tribunales vaticanos a favor de la devolución de las piezas, que reconoció en la Nunciatura en España la propiedad aragonesa de los bienes, que firmó luego un compromiso con su homólogo en Barbastro para devolverlos en dos meses y que, finalmente, en el acto de conciliación previo a la demanda se ratificó en sus palabras.

Según el letrado, «es inaudito que diga ahora el obispo que sólo podrían ser de Aragón 22 de las piezas, aunque no las puede devolver, pero que las demás, habiéndolo pensado bien, son de él».

Guerrero señala que el prelado se apoya en unas antiguas actas notariales que relatan que un obispo de Lleida se desplazó a un notario para que pedir un documento que dijera que las piezas reclamadas eran de su propiedad, un argumento referido al obispo Messeguer (1843-1920) que, según ha explicado el abogado, ha sido desestimado ya en otros procedimientos judiciales.

«Yo diría -ha explicado el letrado- que se trata de algo muy fuerte, y no sé si a nivel eclesiástico podríamos hablar hasta de una rebelión«.

El abogado ha explicado que si la reconvención es finalmente admitida a trámite, el equipo jurídico que coordina «contestará debidamente» a la reclamación con un pormenorizado relato histórico de las declaraciones previas hechas por el prelado leridano para reconocer la propiedad aragonesa de las piezas.

Guerrero, para quien es «prácticamente imposible» que se admita la reconvención, ha resaltado que si no fuera abogado, le costaría «encontrar un adjetivo para calificar una actuación tan inaudita».

Por otra parte, ha criticado el intento de la representación legal del Consorcio y del Obispado de Lleida de «intentar sepultarnos» con documentos presuntamente favorables a sus tesis, más de mil, ha precisado.

En relación a este punto, ha destacado muchos de los documentos aportados a la causa desde Lleida son «libros enteros que no sirven para nada».

Un abogado de Barbastro contesta que la alegación «es un disparate»

Mientras tanto, Jorge Español, otro letrado integrado en el equipo que tramita la demanda civil del Obispado de Barbastro-Monzón para reclamar la devolución de los 111 bienes históricos de las parroquias de la Franja, también considera que la alegación de propiedad hecha por el obispo de Lleida, Salvador Giménez, sobre 88 de las piezas es un «disparate».

Español tacha, además, de «escandalosa e inmoral» la reivindicación del prelado catalán, después ser reconocida la propiedad aragonesa de los bienes por sus antecesores en el cargo y por los tribunales del Vaticano en sucesivas sentencias.

Ha recordado que un juzgado de Lleida ya desestimó en septiembre de 2010 una demanda presentada por la Asociación de Amigos del Museo para que se reconociera que la Diócesis leridana era propietaria legítima, «por posesión pacífica y continuada» (usurpación) de las piezas en litigio.

También se ha referido a los dos acuerdos suscritos por el exobispo de Barbastro Alfonso Milián con su homólogo en Lleida entonces, Xavier Salinas, para la devolución de los bienes, «incumplidos ambos», ha resaltado.

A su juicio, «toda esta alegación es un verdadero disparate, fruto de la desesperación y del pesimismo porque saben en Lleida que esas piezas van a regresar, de una forma imparable, a Barbastro».

(RD/Efe)

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído