"Su población está agotada por una guerra que no ve el final"

El Papa pide «frutos de paz, reconciliación y esperanza» para Siria

El Pontífice reza un Rosario por la paz en el Santuario de Nuestra Señora del Divino Amor

El Papa pide "frutos de paz, reconciliación y esperanza" para Siria
Francisco reza un Rosario por la paz en el Santuario de Nuestra Señora del Divino Amor Osservatore Romano

El Papa apeló a la conciencia de los líderes políticos y militares, para poner fin al exterminio en el país, denunciar el "drama humanitario" y "facilitar la llegada de la ayuda que nuestros hermanos y hermanas necesitan con urgencia"

(Jesús Bastante).- Pocos minutos antes de las cinco de la tarde, el Papa Francisco llegó al santuario romano de Nuestra Señora del Divino Amor, donde quiso peregrinar para rezar un rosario por la paz en el mundo y, especialmente, en «la amada Siria, cuya población está agotada por una guerra que no ve el final«.

Antes de entrar al santuario, el Pontífice saludó a los miles de fieles presentes en la explanada, a los que quiso dar las gracias por la bienvenida. «¡Muchas gracias! Y os pido que sigáis la oración desde aquí. Vamos a orar juntos».

Tras el saludo, Francisco se dirigió hasta el santuario, orando ante la imagen de la Virgen del Milagro. Durante el rezo del Rosario, se pidió por la paz, tal y como el Papa lo anunció en el Regina Coeli.

 

 

Después de invocar «frutos de paz, reconciliación y esperanza para el mundo entero«, Francisco pidió especialmente por «la amada Siria, cuya población está agotada por una guerra que no ve el final».

Del mismo modo, el Papa apeló a la conciencia de los líderes políticos y militares, para poner fin al exterminio en el país, denunciar el «drama humanitario» y «facilitar la llegada de la ayuda que nuestros hermanos y hermanas necesitan con urgencia», así como asegurar las condiciones adecuadas para el retorno de refugiados y desplazados.

Durante la oración, Bergoglio se encontró con las comunidades de los Oblatos Hijos de Nuestra Señora del Divino Amor y de las Hijas de Nuestra Señora del Divino Amor, que trabajan en el santuario, y bendijo la tumba del Siervo de Dios don Umberto Terenzi, primer Rector y párroco del Divino Amor y fundador de las dos congregaciones religiosas.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Lo más leído