BALONCESTO | NBA

La peor noche de Pau Gasol

El español no llegó a meterse en el partido.

La peor noche de Pau Gasol
Pau Gasol celebra una canasta.

LaMarcus Aldridge y Damian Lillard resultaron decisivos para que los Portland Trail Blazers cortaran una racha de seis derrotas seguidas en el Staples Center frente a unos Lakers (108-114) que, a pesar de la fantástica labor de su banquillo, acusaron la peor noche de Pau Gasol esta temporada.

Aldridge consiguió 27 puntos y 9 rebotes, mientras que Lillard añadió 26 tantos y 9 asistencias.

Xavier Henry lideró a los Lakers con 27 puntos, en tanto que el español, con molestias en el tobillo derecho y la muñeca izquierda, se quedó con 6 puntos, 5 rebotes y 3 asistencias en 25 minutos.

El banquillo local anotó 60 puntos. Víctor Claver no entró en la convocatoria de los Blazers.

Los de Terry Stotts fueron un vendaval en el arranque del choque. Los amplios parciales que lograron en esos primeros instantes (0-11, 2-19) contrastaban con el pozo sin fondo del ataque de su rival (0/8 en tiros), personificado en el pésimo registro de Gasol, que falló sus seis primeros lanzamientos.

Las constantes pérdidas de balón de los californianos propiciaban que su contrincante, todo velocidad y concentración, pisara el acelerador de la mano de un eléctrico Aldridge, pero la entrada en cancha de la segunda unidad angelina, unida a una mayor actividad defensiva, dieron un vuelco a la situación.

Los Blazers habían acabado el primer cuarto con un 50 por ciento de efectividad de cara al aro (11/22) y las malas noticias llegaban al banquillo de Mike D’Antoni con la lesión de Jordan Farmar, lesionado en la pantorrilla izquierda.

Sin embargo, dos mates espectaculares de Nick Young y dos triples consecutivos de Steve Blake ayudaron a reducir la distancia con unos efectivos Henry y Robert Sacre (29-32), hasta que minutos después, y gracias fundamentalmente a la labor del banquillo, lograron dar la vuelta a la situación (43-42) a través de un triple con la firma de Jodie Meeks.

Los Lakers habían conseguido bloquear la toma de decisiones de Lillard y su equipo se resintió, bajando de forma alarmante los porcentajes, especialmente con sus reservas en cancha. Aún así, escocían en las filas locales el 1/10 en tiros de Gasol y la nula aportación de Jordan Hill, ambos devorados por Aldridge y Robin López.

La segunda mitad volvió a ponerse de cara para los de Oregón, muy acertados desde el perímetro mediante Lillard y Wesley Matthews y con la clase maestra de Aldridge en la zona (68-85).

Esta vez parecía que ni los secundarios de los Lakers podrían sacar las castañas del fuego, ya que Portland llegó a disfrutar de 20 puntos de ventaja (74-94) al alcanzar el último cuarto. Los Blazers anotaron 17 tiros en el tercer cuarto, el mismo número que en toda la primera parte.

Pero los Lakers, sin Gasol en cancha -no jugó en el último periodo-, se abonaron a la larga distancia y elevaron sus prestaciones defensivas volcando el juego en el espectacular Henry, que lideró un parcial de 21-3 (95-97). Además resurgió Wesley Johnson, que anotó sus primeros puntos a falta de 7 minutos y colocó un soberano tapón sobre Lillard.

Así, con un quinteto formado por Henry, Meeks, Johnson, Shawne Williams y Sacre, se llegó a unos últimos instantes de infarto, especialmente con el rebote ofensivo de Williams que puso el 98-99.

Sin embargo, Portland gestionó mejor esa fase decisiva, mantuvo la calma con triples de Lillard y Matthews y aguantó la meritoria embestida de su contrincante, despedido con aplausos por un público que anhela el inminente regreso de Kobe Bryant.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído