El Atlético se impone al Leicester con un gol de Griezmann (1-0)

El Real Madrid machaca al Bayern en su campo con dos goles de Cristiano Ronaldo (1-2)

Los de Ancelotti se adelantaron con un gol de cabeza del chileno Vidal

El Real Madrid machaca al Bayern en su campo con dos goles de Cristiano Ronaldo (1-2)
Cristiano Ronaldo celebra con Marco Asensio su segundo gol al Bayern. RM

El equipo de Zidane coge ventaja en un partido marcado por el penalti fallado por Vidal y la expulsión de Javi Martínez

Tremenda actuación en tierras germanas del Real Madrid que saca un resultado buenísimo del Allianz, aunque pudo ser mejor. Neuer estuvo enorme y evitó la sentencia, ayudado un poco por el árbitro.

Como escribe Luis Nieto en ‘AS’ este mismo 12 de abril de 2017, Múnich ya es tierra conquistada para el Real Madrid, que bordó su papel de campeón en la segunda mitad tras escapar con vida en la primera.

Cristiano pasó la prueba del nueve, con dos goles de ariete al uso; Carvajal fue un tambor imparable en la banda derecha; Marcelo soltó carrete tras sobrevivir de milagro a Robben y Asensio llegó a los postres de un triunfo de ley. Las semis están a un paso pese a Neuer. Sólo él permite que se juegue la vuelta.

Por el paso de Guardiola o por el paso del tiempo, el Bayern ha ido abandonando la patada en la puerta con la que se llevaba por delante a sus adversarios antes en el Olímpico y ahora en el Allianz.

Continúa siendo un equipo territorial, más desde la llegada de Thiago, que necesita tener en la mano todas las variantes del partido, empezando por la pelota, pero sin el ardor guerrero y ese mal carácter que actuaba como motor en su época de esplendor.

Más sin Lewandowski, un depredador de primer nivel, el único goleador puro de los bávaros, la única solución viendo el bajón de Müller. No intimidó al Madrid, al que no le costó poner en marcha su plan.

El descorche del Bayern duró apenas cinco minutos, pero el Madrid rompió el cerco con un buen acople de la BBC en el sistema de ayudas y una buena predisposición al trabajo de equipo.

Así que el Bayern acabó por refugiarse en Robben, que encaró siempre a Marcelo, consciente de que no habría auxilio para el brasileño. Con todo, el Madrid alejó mucho el peligro y tuvo en su mano la oportunidad del primer golpe.

Un centro preciso de Kroos lo cabeceó Benzema picado. La pelota superó a Neuer, que rozó la pelota con las uñas, pero se quedó en el larguero. Sentía el Madrid, en aquel momento, que el partido se vencía hacia él, con un buen juego de combinación, construido a partir de Kroos, en este momento varios pasos por delante de Modric.

Sin embargo, cedió seis córners en 25 minutos, casi todos provocados por Robben, factor diferencial en el equipo alemán. Demasiada lluvia de balones sobre el área como para no acabar empapado.

Y en el sexto, Vidal apareció tras el cogote de Nacho y metió un cabezazo-misil por el centro que Navas no supo sacar por instinto. Ese Bayern a la italiana encontró en el balón parado lo que no le apareció en el juego. Supo el Madrid entonces que nunca habrá ofrenda floral en Múnich.

Le dolió la bofetada y expuso a un mal mayor en otro cabezazo de Vidal. Sólo salió de nuevo a la superficie poco antes del descanso, con remates de Cristiano y Kroos que no hicieron blanco. Fue antes de que Rizzoli confundiera el pecho de Carvajal con su mano y le regalara un penalti al Bayern (y una tarjeta al lateral), que Vidal mandó a la villa olímpica.

La reacción.

El Madrid mantuvo el punto de equilibrio, pero no taró en romper la baraja porque Modric está lejos de aquel centrocampista de mil recursos que servía para ordenar el equipo, reflotarlo o saltarse una o dos líneas y Bale anda encogido, sin gracia.

Y a Cristiano y Benzema les costó coger temperatura. Todos los caminos condujeron al balón bombeado del Marcelo, anulado por las dos torres de control del Bayern o por el imponente Neuer.

Aquel error le regaló una vida extra al Madrid y no la dejó pasar. Un minuto después del regresar del descanso, Cristiano cazó, en posición y con hechuras de nueve, una volea cruzada a centro de Carvajal que cambió de color la eliminatoria. Ese instinto no se le irá nunca.

Ahí comenzaron otro partido y otro Madrid, que comenzó a desplegarse con más sentido antue un Bayern que ya no podía abrigarse tanto atrás. Robó, esperó y amenazó. Sobre todo en un cabezazo a quemarropa de Bale que sacó en manotazo instintivo Neuer.

La merecida roja a Javi Martínez y la entrada de Asensio para robustecer el centro del campo dejaron al Bayern en alta mar, aunque al Madrid le faltó el atrevimiento para no dejar pasar ese tren, que quizá no pase tan puntual y oportuno en el Bernabéu.

El último pase parecía el desague por el que se marchaba su superioridad. Benzema tuvo el triunfo en su mano dos veces y Cristiano una tercera. El Bayern ya sólo pudo presumir de portero. Un portero inmenso que no pudo parar otro remate de nueve de Cristiano con la suela en gran envío de Asensio.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

APARATOS DE FITNESS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído