BBVA y Santander, ejemplo en la gestión del riesgo para la banca internacional, según Financial Times

(PD).- La banca española es un ejemplo a seguir por los bancos internacionales en lo que a gestión del riesgo se refiere. Éste es el mensaje que lanza el Financial Times en un artículo dedicado a los dos grandes de la piel de toro: BBVA y Santander.

“Cada miércoles por la mañana, a las 9:30 horas, cinco miembros del consejo de BBVA se reúnen en el cuartel general del banco en Madrid. Durante las tres horas siguientes, revisan los nuevos préstamos y discuten sobre los riesgos que podrían afectar a las operaciones del banco. Si es necesario, vuelven a reunirse al día siguiente. En 2007, lo hicieron en total 74 veces”.

Así comienza la información que hoy dedica el Financial Times a la banca española para ensalzar y poner como ejemplo su capacidad para gestionar el riesgo de sus operaciones.

Estos encuentros, según la entidad, son muy parecidos a los que tienen lugar regularmente en entidades de todo el planeta. Pero en el caso del BBVA, según el FT, existe una importante diferente.

“Sólo uno de sus miembros, José Maldonado Ramos, es un banquero a tiempo completo. Los otros cuatro son directores no ejecutivos”.

Algo muy parecido sucede en el resto de bancos españoles. Santander, el principal rival de BBVA en España, cuenta con un comité de riesgo formado por cinco miembros, que incluye tres directores no ejecutivos, que se reunieron en 102 ocasiones el año pasado.

Los gestores consideran que estos intensos encuentros centrados en controlar el riesgo es un de las razones por las que la banca española ha conseguido capear la crisis crediticia mejor que cualquiera de sus rivales europeos, lo que está, al mismo tiempo, desatando la admiración en todos los rincones del planeta.

Según el diario, el presidente del Santander, Emilio Botín, habría llegado a recibir incluso la llamara del un antiguo presidente de la Reserva Federal, quien le expresó su sorpresa ante la cantidad de tiempo que la entidad dedicaba a su gestión del riesgo. “Es cierto, consumo gran parte del tiempo de nuestros directores”, aseguraba el año pasado Botín en un discurso. “Pero creemos que es esencial. Y nunca será demasiado”, fueron sus palabras entonces.

Lord Turner, presidente de la Autoridad de Servicios Financieros del Reino unidos, argumentaba recientemente que los bancos deberían beneficiarse de los miembros no ejecutivos del consejo que dedican la mayor parte de sus tiempo a una institución. De hecho, la idea de directores no ejecutivos a tiempo completo es una de las principales sugerencias de un informa sobre el gobierno de la banca europea elaborado por Nestor Advisers.

Detractores

Para algunos directores, muchos de los cuales tiene trabajos a tiempo completo en otros lugares, la idea de una reunión semanal es impensable, señala el FT. Algunos banqueros tienen miedo de que un movimiento en esta dirección pueda espantar a posibles miembros del consejo ya de por sí preocupados por la cantidad de trabajo que tienen y por el escrutinio público asociado a su trabajo con el hecho de ser director de un gran institución financiera. A los inversores les inquieta que los directores a tiempos completo tendrán menos independencia que sus homólogos a tiempo parcial.

“No creemos que en un sistema a tiempo completo existe independencia de los directores y podrían hacer imposible que atraer a ejecutivos de otras compañías y sectores para convertirse en directores no ejecutivos de nuestro consejo”, aseguraba el mes pasado a sus accionistas Marcus Agius, presidente de Barclays.

Dado además el intenso escrutinio al que están siendo sometidos los bonus que cobran estos directivos, existe además otra delicada cuestión, la de los sueldos. Según el diario financiero, los miembros del comité de riesgo del Banco Santander cobran más del doble que un director no ejecutivo de la entidad.

Además, podría ser simplista sugerir que la creación de un comité de riesgo a tiempo completo, o el nombramiento de más banqueros ejecutivos en el consejo, ayude a prevenir algunos de los problemas que han experimentado los bancos de todo el planeta.

El consejo de UBS delegó muchas de sus decisiones de gestión de riesgo en un pequeño comité de antiguos ejecutivos, que no fue capaz de darse cuenta de que la entidad estaba incluyendo en sus balances préstamos de alto riesgo peso a su elevada calificación crediticia, apunta el FT.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído