Subida de impuestos

blablata

"bla"

Los Presupuestos Generales que el Gobierno ha presentado para 2010 han generado una avalancha de voces críticas en el mundo de la política. Periodista Digital ha salido a la calle para comprobar cómo viven los autónomos y los negocios de barrio la subida de impuestos en momentos difíciles.

«Más impuestos significa menos dinero en la gente para poder gastar», explica José Luis López, que tiene una tienda de alimentación. El empresario no entiende bien por qué esta medida del Gobierno y asegura que además de subir los precios, es probable que tenga que reducir los ya de por sí estrechos márgenes de su negocio, porque la gente no puede pagar más.

En cuanto al apoyo del Gobierno, López explica que no se siente respaldado y reclama: «¿Dónde están las medidas de apoyo del Gobierno? Yo sólo veo que tengo que pagar más luz, más por las basuras, más por todo».

El abandono al pequeño empresario es algo que también comparte Julio Diez Simón, propietario de la tienda de artículos de regalo El Capricho. «Al final, el precio siempre lo paga el cliente pero la gente está apurada, especialmente en esta zona que es obrera», señala.

«Zapatero no ha hecho nada por el negocio. Al contrario, lo ha destrozado poco a poco y vamos a ir todos a la ruina». Este es el pronóstico que hace Diez, que destaca las dificultades para competir en horarios de los grandes comercios, o los beneficios de los que disfrutan las tiendas conocidas como «los chinos», que al considerarse capital extranjero no pagan impuestos en los primeros cinco años. El comerciante echa de menos medidas de este tipo para el tradicional comercio español y asegura que este va a ir poco a poco desapareciendo. «Dentro de cinco o diez años quedarán sólo los que estén muy especializados», insiste.

Entre los afectados también hay quien lo acepta con resignación. Este es el caso de Mari Paz Martín, propietaria de una peluquería que atienden, en su mayoría, a pensionistas. «De la crisis habrá que salir de una manera o de otra. Primero nos dieron los 400 euros y luego nos los quitan y el negocio haré lo que digan los de arriba, no me queda otra más que pagarlo».

La otra cara de la moneda la protagonizan empresarios para los que esta medida ha sido la puntilla que ha terminado por rematar el negocio. «¿Cómo vamos a subir los precios? Yo llevo años sin subir la cerveza y el café porque unos céntimos no merecía la pena. No puedo ni traspasar el local porque no tengo a quién», comenta enfadado Manuel Rodríguez, propietario del Bar La Montañesa.

Los empresarios de a pie señalan en la misma dirección que hiciera hace unos días el presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos, Lorenzo Amor, que calificó como una «nueva losa» la subida fiscal, ya que la mayor parte del incremento del IVA no se traducirá a los precios, sino que serán los autónomos los que asuman esa carga.

Amor también señaló que la rebaja de cinco puntos básicos del Impuesto de Sociedades para las Pymes que mantengan o creen empleo no afectará ni a 300.000 empresarios, porque la mayoría del tejido empresarial español está formado por pequeños negocios que no tienen personal a su cargo.

Los detalles

En concreto, los autónomos tendrán que hacer frente a una subida del IVA del 16% al 18%, y del IVA reducido, que se aplica, entre otros, a la hostelería y el transporte, del 7% al 8%. El Gobierno mantendrá el IVA supereducido para los alimentos básicos.

Por otra parte, los pequeños comercios no se beneficiarán de la rebaja de cinco puntos porcentuales en el Impuesto de Sociedades para aquellas empresas que mantengan o mejoren su plantilla en relación a 2008. Una propuesta que pasará de largo por la mayoría de las empresas ya que no tienen plantilla a su cargo, o muchas no se encuentran en una posición de beneficios como para ampliar plantilla.

Otro de los puntos en contra que enfrentan los autónomos es estar excluidos de la mesa del diálogo social y aprovechó para criticar a los sindicatos por hacer un mal diagnóstico de la crisis. En este sentido, dijo que se siente más próximo a las recetas que plantea la CEOE, como la elaboración de un nuevo contrato con una indemnización de 20 días por año o la necesidad de adecuar la negociación colectiva a la realidad.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído