Esto es lo que hay

Miguel Ángel Violán

Una tal señora Bosch

Postrada e imperturbable era conducida en una silla de ruedas por una asistenta latinoamericana calle Calvet abajo y arriba. La señora Bosch, histórica vecina del tercero, entró hace una década en un sueño eterno. Apenas ya abría los ojos. Hace 10 días los ha cerrado definitivamente y no quiero que pase una jornada más sin reflejarlo en este blog. Descanse en paz.

(La recuerdo hace 30 años enérgica y dominante en la escalera de Párroco Ubach, presta a cantar las cuarenta si pensaba que así debía hacerlo; murió su esposo y ella quedó postrada en una silla de ruedas donde dormitaba de manera permanente. Un sempiterno gorrito le cubría la cabeza los días fríos.)

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido