Condenan a 12 semanas de cárcel al viudo de Jade Goody

Jade Goody tiene sucesor mediático. Su viudo, Jack Tweed, tiene todas las papeletas para dar continuidad a las aventuras y desventuras de esta familia británica, de sobra conocida por el público por la decisión de la ex concursante de ‘Gran Hermano’ de aparecer en vender en exclusiva los últimos días de su vida, marcada por el cáncer.

Tweed acaba de ser condenado a prisión, una pena que durará 12 semanas y que tiene como motivo su agresión a un taxista. Han encontrado culpable al joven de 21 años, de Buckhurst Hill (Essex) por su ataque a Stephen Wilkins, taxista de profesión.

Desde la semana pasada, el cuerpo de Goody reposa en el campo santo del bosque de Epping, al este de Londres, tras llevarse a cabo un cortejo fúnebre a la altura de las circunstancias, es decir, multitudinario.

Desde entonces, los hijos de Goody, Bob, de cinco años, y Fred, de cuatro, también han estado en el punto de mira de los ‘paparazzi’, un interés que ha intentado frenar «hasta nueva orden» su padre, Jeff Brazier, anterior pareja de la polémica ex concursante.

Jack Tweed estuvo a punto de no poder pasar la noche de boda con Goody por el acto violento que acaba de encontar su castigo legal. De hecho, la agresión lo ataba a una libertad condicional según la cual debía pasar la velada en casa de su madre. Sin embargo, la mediación del ministro de Justicia británico, Jack Straw, hizo posible que los enamorados pudieran pasar juntos toda la jornada que rodeaba la ceremonia.» title=»Jade Goody con Jack Tweed» align=»left» />Jade Goody tiene sucesor mediático. Su viudo, Jack Tweed, tiene todas las papeletas para dar continuidad a las aventuras y desventuras de esta familia británica, de sobra conocida por el público por la decisión de la ex concursante de ‘Gran Hermano’ de aparecer en vender en exclusiva los últimos días de su vida, marcada por el cáncer.

Tweed acaba de ser condenado a prisión, una pena que durará 12 semanas y que tiene como motivo su agresión a un taxista. Han encontrado culpable al joven de 21 años, de Buckhurst Hill (Essex) por su ataque a Stephen Wilkins, taxista de profesión.

Desde la semana pasada, el cuerpo de Goody reposa en el campo santo del bosque de Epping, al este de Londres, tras llevarse a cabo un cortejo fúnebre a la altura de las circunstancias, es decir, multitudinario.

Desde entonces, los hijos de Goody, Bob, de cinco años, y Fred, de cuatro, también han estado en el punto de mira de los ‘paparazzi’, un interés que ha intentado frenar «hasta nueva orden» su padre, Jeff Brazier, anterior pareja de la polémica ex concursante.

Jack Tweed estuvo a punto de no poder pasar la noche de boda con Goody por el acto violento que acaba de encontar su castigo legal. De hecho, la agresión lo ataba a una libertad condicional según la cual debía pasar la velada en casa de su madre. Sin embargo, la mediación del ministro de Justicia británico, Jack Straw, hizo posible que los enamorados pudieran pasar juntos toda la jornada que rodeaba la ceremonia.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído