La hija de Camarón se sincera sobre su padre

Gema Monge, hija de Camarón: «Vivimos como si estuviera aún con nosotros»

Gema Monge, la hija mayor de Camarón de la Isla desembarca en Madrid junto a la familia del genio flamenco para homenajear la figura de su padre con un nuevo espectáculo. Veintidós años después de la desaparición del mito, «Eterno Camarón» recupera la figura del padre y el esposo para el público. Con Dolores Montoya «La chispa», viuda de camarón a la cabeza, los cuatro hijos de Camarón viven hoy felices en la línea, Cádiz, esperando con ilusión la inauguración del museo en honor a su padre.

-¿Qué se puede ver en este espectáculo?
-No se trata sólo de su música y su cante, queríamos que se viera también la vida del padre y del esposo, como era Camarón cuando llegaba a casa, con los suyos y sus amigos más íntimos, tanto en el terreno profesional como personal. Hacemos un repaso por toda su vida, desde niño cuando soñaba con ser futbolista a guitarrista, hasta los últimos días.

-¿Por qué ahora, veintidós años después?
-Era muy difícil para nosotros hacer algo así, nos daba mucho respeto. Mi madre siempre ha querido dejarlo tranquilo pero la gente no lo deja tranquilo, su arte y todo lo que representa su figura va cada vez a más, se venden ahora más discos de él que antes.

-¿Cómo era como padre?
-Muy entregado, era una bellísima persona, estuvo siempre presente, nunca nos faltó, era muy cariñoso, le encantaba estar con nosotros, volvía siempre loco por abrazarnos de cada viaje que tenía que hacer. Cuando venía a recogernos al colegio sabíamos que era él por el murmullo de toda la gente que se agolpaba a su alrededor. Cada año que pasa le echamos más en falta pero aunque no esté en casa vivimos como si estuviera, le dejamos una mesa en cada evento que hay, como si estuviera allí presente con nosotros

-¿Lleváis su talento en la sangre?
-Sí, a los cuatro nos encanta cantar. José el más pequeño, es el que más se parece a mi padre, es igual de reservado, se sienta igual y habla igual, a mi madre a veces le da miedo verlo.

-¿Cómo es la siguiente generación?
-Una alegría, mi niña canta muy bonito, le encanta cantar y el mayor, de doce años, toca muy bien la guitarra.

-Tu madre nunca ha querido tomar protagonismo…

-Es una persona muy sencilla y muy humilde, siempre estuvo a su lado pero nunca quiso tener protagonismo alguno, se limitaba a quererlo, cuidarlo y mimarlo.

-¿Hay que ser gitano para cantar flamenco?
-No, hoy en día hay figuras no gitanas que cantan muy bonito y con mucho sentimiento, lo que es inevitable es que siendo gitano se lleve dentro y se aprenda desde la cuna.

-¿Cómo es ahora vuestra vida?
-Vivimos todos en La línea, nos fuimos de San Fernando cuando el faltó. A mi madre se le vino el mundo abajo cuando murió mi padre, ella lo cuidaba pero nunca se había involucrado en el mundo profesional de él. Cuando faltó tuvo que hacerse cargo de todo y fue muy difícil. Le debemos todo a mi madre.

-Para cuando un disco vuestro…

-Teníamos pensado hacer un disco todos en homenaje a él, con todas sus canciones, nos encantaría sería muy bonito, llegamos a maquetar un tema pero nunca salió a la luz.

-¿Os parecéis mucho a él?
-Hemos heredado su manera de ser y sus formas, somos muy orgullosos como él, en el buen sentido de la palabra, luego sin embargo somos demasiado confiados, nos abrimos a todo el mundo y eso a veces hace que nos llevemos muchos palos.

-¿Qué os parece la idea de que se abra un museo en su honor?
-Muy bien, han contado con nosotros para que cedamos sus cosas y lo hemos hecho, la idea es que su legado luzca y vaya a más. Si Dios quiere lo veremos inaugurado muy prontito, allí en San Fernando.

-Érais todos muy pequeños cuando falleció, ¿Qué os ayudó a salir adelante?
-Mi madre más que nada, lo pasó muy mal, se estaba viniendo abajo totalmente y verla así nos hizo darnos cuenta de que había que sacar fuerzas, ayudarla a salir adelante, explicarla que éramos pequeños y nos tenía que hacer grandes. También mi niño pequeño, el nos dio mucha fuerza para salir adelante. Sabemos que él está siempre ayudándonos desde el cielo y a nuestro lado. Somos muy creyentes y eso siempre ayuda, el señor nos ha ayudado bastante también.

-Fuiste madre muy joven…

-Mucho, fue muy difícil pero era mi ilusión, me casé con diecisiete años y con diecinueve ya los tenía a los dos, Abigail y José.

-¿Contasteis con el apoyo de la profesión?
-Mucho, cada vez me sorprendo más de lo mucho que la gente lo quiere y lo que sienten por él, es un orgullo y una satisfacción muy grande ver eso, algo muy bonito

-¿Cual crees que ha sido el secreto del éxito?
-El decía: «la gente no entiende como canto pero lo entenderán» y así ha sido, en su momento no fue comprendido y el paso del tiempo ha demostrado su valía. A todos los genios les ocurre los mismo, se les reconoce cuando ya no están.

-Tu madre no ha vuelto a rehacer su vida…

-No, nunca, lleva veintidós años sola, tengo ahora mismo la misma edad que ella cuando se quedó viuda y ahora más que nunca comprendo lo difícil que tuvo que ser todo para ella pero la entiendo y la admiro, estoy muy orgullosa de ella, sólo vive para nosotros, lucha por y para nosotros, para tener a sus pollitos cuidados bajo las alas

-¿Seguisteis teniendo relación con Paco de Lucía?
-Sí, a pesar de todas las habladurías nunca hemos tenido problemas con él. Paco era otro monstruo, una persona muy respetuosa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído