La oración de Francisco, soneto de Mañueco

La oración de Francisco, soneto de Mañueco

LA ORACIÓN DE FRANCISCO
(con acróstico inicial)



Porque eres el valor supremo humano,
Ante lo que todo lo demás importa menos,
Zaguán imprescindible de la dicha, de la gloria y de serenos
Pasos hacia dentro del plácido bienestar cotidiano.

Intima clemencia ten contigo y todos, que nos lleve a los valles amenos
En los que la benignidad e indulgencia contigo y con el hermano
Demuestren la bondad fructífera del fecundo grano
Ante el que tales sentimientos nos hacen ser, con nosotros y el entorno, buenos.

Dando a la naturaleza y al amigo y al adversario la abierta mano
Para que ellos nos devuelvan instantes, tiempos y actos llenos
En armonía, en consonancia, en cordialidad y en acuerdos plenos,
Rindiendo y desterrando la desafección y la enemistad a lugar lejano.

Deseo que camines, amigo, siempre por estos vitales terrenos,
Ondeando la bandera de la paz, la piedad y el perdón, como un lozano
Navío que singla hacia un tiempo ya sobrehumano.
AMOR, en suma, te desea con ánimos nazarenos
LO MÁS PROFUNDO de este humilde papa franciscano.

JPMañueco

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Pablo Mañueco

Nacido en Madrid en 1954. Licenciado en Filosofía y Letras, sección de Literatura Hispánica, por la Universidad Complutense de Madrid

Lo más leído