Veinte nerudas de amor y una canción propia. Poema 4

Veinte nerudas de amor y una canción propia. Poema 4

POEMA 4

SOBRE LO TEMPESTAD DE CADA DÍA pérfido, me enlazo a ti, amor

El día se levanta lleno de ventiscas y aguaceros,
que van rolando hacia borrascas que cuelgan desde las nubes negras.
Escala invertida de penumbras brunas, de umbrías incertidumbres hechas
incertidumbre de luz y de precipitarse las cortinas de lluvia, desde lo arriba del cielo.

¡Lo arriba del cielo, lo águila de la palabra “aire” de par en par abierta
por una ráfaga de viento, hasta caer en picado sobre la tierra…! En gestos
de dominación y de aguas abatiéndose desabrigadas y de roncos truenos,
hasta golpear en los senos de la casas, tocando en sus ventanas y puertas.

¡Sostenme para que no me vaya, como un árbol arrancado a destiempo,
átame con tus cabellos para que no sufra el robo que a las hojas se lleva,
patrocina mi vida para no embarcarme en la tormenta, pasajero!

No quiero sombras de penumbra y negrura, sino atarme a ti con líneas fuertes de poema.
No quiero sombras de penumbra y negrura, sino atarme a tus pechos.
No quiero sombras de penumbra y negrura, ni siquiera en mitad de la tormenta…

Parece que se despeña el orbe, el universo se abalanza sobre cada milímetro de masa sideral del firmamento.

Puesto
que
la primera inexorable ley de la termodinámica, luminiscente como una estrella,
impone a todas las cosas de la Tierra
que la energía ni se cree ni se destruya, sino sólo se transforme
en su forma
y mude en su fisonomía,
yo…

¡Me enlazo a tu boca, como un zafiro de fulgor infinito, sobre lo tempestad del día!

Juan Pablo Mañueco. «Veinte Nerudas de amor y una canción propia». 2017.

http://aache.com/tienda/652-veinte-nerudas-de-amor-y-una-canci%C3%B3n-propia.html

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Pablo Mañueco

Nacido en Madrid en 1954. Licenciado en Filosofía y Letras, sección de Literatura Hispánica, por la Universidad Complutense de Madrid

Lo más leído