Di, Ana, si eres Diana

DI, ANA, SI ERES DIANA
 
Di, Ana, si eres veraz la diana de los diamantes
que fueron antes de otras amantes de hombre aquel.
O si eres, Ana, más bien la Diana que a tu piel
a todos con el arco caza y flechas brillantes.
 
Di, Ana, de día en pasos ágiles, ¿siempre fiel
eres a los venablos de la caza, en instantes
incluso los nocturnos cuando cesan radiantes
los rayos del más pálido sol, sin luz ya en riel?
 
Di, Ana, si eres cazada o cazadora… Que errantes
son tus boscosos viajes de mármol o pincel
por robledales siempre frondosos y abundantes.
 
Di, Ana, si tú eres diana o eres Diana que en tropel
busca distantes ciervos, por los centelleantes
bosques desconcertantes, con mastín y lebrel…
 
JPM

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Juan Pablo Mañueco

Nacido en Madrid en 1954. Licenciado en Filosofía y Letras, sección de Literatura Hispánica, por la Universidad Complutense de Madrid

Lo más leído