La Hora de la Verdad

Miguel Ángel Malavia

Enfermos que insultan a Pilar Manjón

Cada vez que llega un 11 de marzo, uno espera que el conjunto de la ciudadanía se sume desde el absoluto respeto al homenaje a las víctimas de la tragedia que hace ocho años golpeó a este país tan brutalmente. Pero no, tristemente, es fácil de comprobar que no es así. Sólo hace falta entrar en Twitter y echar un vistazo a los comentarios que se generan en torno a #Manjón. Entonces te puedes encontrar con basura como ésta: “Debería lavarse bien la boca antes de hablar del terrorismo de ETA y sus víctimas, se nota que su hijo no fue asesinado de un tiro en la nuca”.

En la prensa, todos los diarios recogen hoy unas palabras pronunciadas ayer en un acto conmemorativo por Pilar Manjón, la presidenta de Asociación 11-M Afectados del Terrorismo (a la que pertenecen la gran mayoría de las víctimas de los atentados de Atocha), donde, harta de las últimas especulaciones que hablan de la posibilidad de reabrir el caso, cargaba contra medios de comunicación como ‘El Mundo’ afirmando irónicamente que “ojalá” ETA hubiera sido la culpable de los atentados para que así acabaran las teorías conspiranoicas y les dejaran descansar en paz.

Parece que esto no ha gustado a muchos, quienes, como el autor del comentario antes expuesto, no han tenido inconveniente en insultarla con una furia insana y aborrecible. Pero, claro, en esto no reparan muchos medios. Muy pocos son los que recogen otras declaraciones de Pilar Manjón, en una emisora de radio, en las que, llorando, pedía por favor que algunos anónimos no le mandaran más fotos de su hijo muerto a su cuenta de correo electrónico… ¿Esto es normal? ¡Hasta dónde va a llegar un país en el que siempre estamos echándonos los muertos a la cara!

Me entristecen los que dicen que siempre están al lado de las víctimas… a la vez que insultan a Pilar Manjón, tachándola de “fanática” por su ideología de izquierdas. Me atrevería a decir que están con las víctimas… siempre y cuando sean de la AVT. Y digo esto con todo el cuidado del mundo. He estado en prácticamente todas las manifestaciones convocadas por la AVT en todos estos años. Y lo he hecho porque siempre estoy con las víctimas. Con todas. Y lo he hecho pasando por alto ciertos detalles como las pancartas de “Z-ETA-P” o las consignas del que fuera su presidente, Francisco José Alcaraz, en las que venía a decir que Zapatero era “amigo” de los etarras.

Esté de acuerdo o no con lo que piense una víctimas del terrorismo, incluso aunque afirme algo que para mí es un exceso, jamás tendré un reproche hacia ella. Entiendo absolutamente que pueda ser incluso “fanática”. Me admiran increíblemente personas como Irene Villa, que en las últimas apariciones públicas se muestra repleta de vida (casada hace unos meses, va a ser madre dentro de poco) y carente de odio; como me ilusionan las historias que están surgiendo de los encuentros entre presos etarras que están pidiendo perdón por sus crímenes y los familiares de asesinados por ellos que están aceptando estrecharles la mano. Todo eso me fascina, me emociona. Pero acepto que no es lo habitual. Sé que lo “normal” es la reacción del desprecio, del rechazo. Del “fanatismo” del que algunos hablan.

Sueño con que algún día todo esto cambie, con que en España definitivamente cicatricen las heridas (todas) del cainismo. Pero, mientras eso suceda, siempre estaré con todas y cada una de las víctimas del terrorismo. Piensen lo que piensen, y aunque, desgraciadamente, se enfrenten entre ellas.

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA

Autor

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Lo más leído