La Hora de la Verdad

Miguel Ángel Malavia

¿UPYD, obligada a demostrar su coherencia política?

Me sorprende la polvareda que se ha montado por el hecho de que, al final, el escaño obtenido por UPyD en Asturias decidirá la presidencia del Principado. No han tardado en salir en tromba, unos y otros, otros y unos, para presionar al partido de Rosa Díez bajo el argumento de que “ahora sí que vamos a conocer su estrategia oculta y comprobar si tira más hacia la derecha o hacia la izquierda”.

El caso más extremo se da en quienes, incluso, hasta se permiten el lujo de exigir que UPyD actúe “en coherencia con sus principios”. Principios que, por supuesto, creen conocer mejor que los miembros del partido. En este sentido se han destacado más los simpatizantes del PSOE e IU, que “avisan” que Ignacio Prendes, el diputado electo de UPyD por Asturias, “debe apoyar al partido más votado”, que es el socialista. Les da igual que Prendes nunca haya mostrado ese compromiso y que, ya antes de que se recontara el voto emigrante que rompiera la mayoría del supuesto pacto que se podría dar entre las fuerzas de la derecha (Foro y PP), advirtiera que no entregaría su voto a cambio de obtener poder, sino que apostaría por un debate de ideas en el que, en caso de respaldar a alguien (puede, perfectamente, abstenerse), lo haría al que más cercanía demostrase en los principios esenciales que defiende su formación.

En definitiva, para una vez que se produce la excepción histórica de que un partido no aprovecha su posición de influencia para ganar una cuota de poder, sino que defiende un debate completamente político en el que, más allá de las etiquetas derecha-izquierda, se mire más por los intereses de los ciudadanos que por los exclusivamente partidistas, machacamos a esa fuerza política. Y lo hacen los mismos que no han ganado las elecciones en Andalucía, pero que pactarán para alcanzar el poder. Y lo hacen, por otro lado, los mismos que abocaron a esta situación a los asturianos por anteponer sus rencillas personales al bien común, dejando una autonomía en la ingobernabilidad durante ocho meses. Y ocho meses de crisis atroz.

UPyD, a buen seguro, y haga lo que haga, optará por la defensa de una forma diferente de hacer política. El mismo partido que, en su corto recorrido existencial, ha renunciado a privilegios y recompensas y no ha pedido nada a cambio de su voto o no en la constitución de diversos gobiernos locales, va a hacer lo mismo en una comunidad autónoma. Con el fin de demostrar que, en toda España, hará lo mismo: ser coherente. Lo chocante es que eso se lo exijan los que piden que gobierne la lista más votada en un sitio, a la vez que, en otro, pactan con un tercero para hacerse con el poder frente a la lista más votada… Cosas de la política que no es sino corrupción de la política..

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA

Autor

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Lo más leído