LIBANO: Primavera Arabe? Suena a Invierno…

Los ciudadanos libaneses saben que desarmar a Nasrallah es parte de la solución a la crisis económica, pero no se atreven a expresarlo publicamente. Si los ciudadanos de origen chiíta se unen a la protesta, Hisballah tendrá motivos para preocuparse.
Asi escribe el Dr. Yaron Friedman el  20.10.19.

La crisis económica  que provoco las manifestaciones en las calles del Líbano es una crisis crónica y se refleja en una serie de protestas que se han intensificado en el país desde la protesta de la «Primavera Árabe» en 2011. Esta protesta regresa una vez cada pocos meses, y solo su motivo inmediato cambia con cada ola de protesta: una vez  se trata de la «evacuación de los montones de basura», otra vez el «aumento de los impuestos», y en otras ocasiones fueron ‘los salarios de los funcionarios y maestros’ o «las pensiones del personal militar».

Pero la protesta que estalló recientemente no se vio desde la guerra civil libanesa, y ya se la denomina la «Intifada de WhatsApp» (porque el catalizador inmediato de la protesta fue la decisión del gobierno de gravar las llamadas de voz en la aplicación de mensajería instantánea para reducir el daño del teléfono celular).

Esta protesta se produce cuando los expertos en economía advierten que el Líbano está al borde del colapso económico y la bancarrota debido a su enorme deuda nacional, que es una de las más altas del mundo, alrededor de $ 85 mil millones. El desempleo entre los jóvenes también es alto, se sitúa alrededor del 36%, y aunque la población ha estado creciendo constantemente, la economía ha crecido en menos del uno por ciento en los últimos ocho años.

Las dos enfermedades del Líbano

Estados Unidos ha impuesto fuertes sanciones a Hezbolá en los últimos años, pero debido a que la organización ha tomado el control de las instituciones estatales libanesas, estas sanciones también son perjudiciales para la débil economía libanesa, que es, de hecho, un títere de la organización.

Las cuestiones económicas y políticas no pueden separarse unas de otras: la toma por parte de Irán del Líbano y el fortalecimiento de Hezbollah hace temblar a inversores y paralizan su economía. Solo el mes pasado, Fuad Siniora, quien fue primer ministro durante la Segunda Guerra del Líbano, declaró que el Líbano sufre dos enfermedades crónicas: una es la crisis económica que se deriva del fracaso del gobierno en llevar a cabo lo  necesario, las mismas reformas que ahora requiere el primer ministro Saad al-Hariri; Y el segundo es el sectarismo, es decir, el comportamiento sectario, en el que cada comunidad prefiere sus necesidades por sobre las necesidades nacionales del Líbano.

Este sectarismo es, ante todo, característico de Hezbolá, que es un «estado dentro de un estado» y librando una lucha contra Israel a expensas de los ciudadanos libaneses. La organización ha convertido a su país en una parte del conflicto entre Israel e Irán, y esto contribuye en gran medida a la destrucción de su economía.

En las manifestaciones del fin de semana, uno podría haberse impresionado que el miedo de los manifestantes ante Hezbolá los está disuadiendo y generalmente impide las críticas explícitas a la organización. Los manifestantes expresaron su protesta atacando las oficinas de la organización chiíta Amal, derribando sus carteles y exigiendo que su líder, Nabia Berry, renunciara al parlamento. Contra Hezbolá e Irán, no se atrevieron a protestar directamente.

El miedo paraliza a los libaneses. Son conscientes de que el desarme de Hezbolá es parte de la solución a la crisis económica, pero temen su respuesta a la protesta. Ayer (sábado) todos miraron con sus propios ojos el discurso de Hassan Nasrallah, que les advirtió de que no convertieran la protesta social en una protesta política: «El secreto de su éxito», dijo, «es que no han acusado a ningún partido y no han tomado ningún partido político». Para desviar la discusión de la toma iraní del Líbano, Nasrallah enfatizó que en la crisis actual, nadie tiene la culpa, sino que se debe a la negligencia económica de 30-20 años en la que todas las partes que formaron parte del gobierno libanés tienen la culpa.

De Bagdad a Beirut

Pero una de las pruebas de que la protesta ahora es no solo social, sino también de naturaleza política, es que se produjo dos semanas después de la protesta en Irak, una protesta durante la cual muchos libaneses expresaron simpatía por sus hermanos árabes en Facebook.

La similitud entre las dos protestas es genial. Ambos están en contra de la pobreza, la corrupción y el hecho de que los regímenes en estos países están bajo la influencia iraní. Tanto en Líbano como en Iraq.

La diferencia es que en Irak el dominio iraní no es tan absoluto como en Líbano, y hay una gran oposición entre los Chiítas mismos al gobierno pro iraní en Bagdad, una oposición centrada en el sur pobre, entre Najaf y Basora. La oposición chiíta iraquí también tiene líderes fuertes y carismáticos, como Muqtada Sadar, por lo que en Irak los manifestantes se atrevieron a hacer llamadas directas contra Irán y quemar sus banderas.

En Líbano, por otro lado, no ha habido un gobierno no controlado por Irán a través de Hezbollah, e incluso el primer ministro Al-Hariri en su discurso de ayer expresó enojo con los funcionarios del gobierno sin culpar explícitamente a su principal rival: la organización de Nasrallah.

Nos mataste de hambre, tú y Hariri

No es sorprendente que Nasrallah expresó  su oposición a que el gobierno libanés renuncie y pidio a los manifestantes que no violen el orden público. La excusa de Nasrallah para su postura, contrario a la demanda de los manifestantes, es que no tiene sentido derrocar al gobierno porque otro gobierno también tendrá que lidiar con los mismos problemas.

Hisbola teme ampliamente que surja una protesta similar en el Líbano a la del pobre sur chií de Irak. En el discurso de Nasrallah, uno podía sentir que trataba a los manifestantes con cuidado y evitaba criticarlos. A Hezbolá le preocupa especialmente que la comunidad chiíta, que enfrenta una grave crisis económica debido a las sanciones de Estados Unidos contra la organización e Irán, también se una a la protesta.

Un video que ya se publicó, en el que los manifestantes chiítas libaneses culpan a Hezbolá por «matarnos de hambre, usted y al gobierno de al-Hariri», debería preocupar a Nasrallah. Después de que los manifestantes chiítas bloquearon las carreteras en el sur del Líbano, Hezbolá logró calmar la calle chiíta a través de las ceremonias de luto de 40 años en memoria de Hussein Ben Ali, que se celebró durante el fin de semana, pero puede que solo sea solamente una pausa momentanea.

La protesta en el Líbano puede crecer. Si las protestas continúan aumentando y saliendo de control, pueden encontrar a Hezbolá involucrado en ellas.

Autor

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972. Casado... tres hijas... 8 nietos. Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado. Graduado en Sociología.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972.
Casado... tres hijas... 8 nietos.
Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado.
Graduado en Sociología.

Lo más leído