Pacos

Paco Sande

La nueva guia del gallego y los brincos.

El pasado martes 18, La Junta (Xunta) de Galicia presento una nueva guía para potenciar el gallego. “Guía practica para la Planificación Lingüística nos Centros Educativos” que nace con el objetivo de potenciar –léase imponer- el uso de la lengua gallega en los centros de enseñanza. Para conseguirlo, aportara nuevo material didáctico y el apoyo técnico necesario –aquí léase vigilancia chequista- a todos los profesores.
Y de esto no se salvan, ni los colegios concertados, ni tampoco los privados, los cuales están obligados, por el nuevo decreto del gallego, a dar todas las materias troncales en esta lengua, bajo la amenaza de que, de no cumplir con el decreto puede acarrear severas sanciones.
Esto, naturalmente, ha causado gran disgusto en la mayoría de los padres, pero es que, desgraciadamente, en Galicia, a igual que en algunas otras partes de España, ya no impera la democracia, si no la ley del embudo
Aquí, por lógica y sensatez, lo que debía de primar, es que los niños de España debieran estudiar en español, igual que en cualquier otro país del mundo, en los que todos estudian su idioma nacional y después, los idiomas locales o lo que se tercie. Pero ya se sabe, España es diferente.
Eso seria lo lógico, pero como llegados a este punto, toda lógica ha perdido su razón de ser y, todos nos hemos dado cuenta de que eso va a ser imposible, por lo menos que nos dejen ser a todos iguales y con los mismos derechos y, que por lo menos prime el deseo de los padres. Y el que crea que el gallego es mas importante que el castellano para el futuro de sus hijos, pues que los mande a gallego todo el tiempo que el quiera. Y el que piense lo contrario, -por ejemplo: yo- que pueda hacer justo lo contrario y se acabo la cuestión, todos contentos. ¿O no? Claro que no, para los galeguistas no es bastante con que puedan educar a sus hijos como ellos quieran, ellos tienen que dictarte a ti también, como tienes que educar tú, a los tuyos, Y han hecho y siguen haciendo, que el gallego sea una obligación y no un derecho, y te lo tengas que tragar de grado o por la fuerza.
Pero como en este mundo, por haber, tiene que haber de todo, pues todavía hay gallegos a los que esta imposición de tener que tragarte toda la parafernalia galeguista, que incluye banderas, uniformes, enterrar a tus muertos, epitafios para éstos, aprender el himno gallego antes de los cuatro años, galleguizar los nombres y apellidos y no se cuantas chorradas mas, todo en gallego, les parece poco. –Éstos ya no se si son fanáticos del gallego o simplemente masoquistas-
El otro día ví o mejor dicho leí, a uno, en realidad era una (Ana S), de éstos en el periódico, en la sección: cartas al director, Que decía: -Traducido del gallego, de nada- Ayer visite una tienda en Elviña, La Coruña, y le pedí a la dependienta que me enseñase unos “brincos”, le extraño la palabra y tuve que señalarle la oreja, -Ah ¿unos pendientes?. Cuando fui a pagar le recordé que de ahora en adelante no se olvidase de que a los pendientes en gallego se les decía “brincos, Ella respondió que no le interesaba aprender el gallego, que era española, vivía en España y la lengua oficial era el castellano. Le recordé que vivía en Galicia, trabajaba para un gallego y atendía un local comercial. Que menos que saber las palabras en gallego de los productos que vendía, ¿o no? Pues no, ella siguió en sus trece, -soy española, vivo en España y hablo español. En fin una lastima la falta de sensibilidad que hay con el gallego. Esta claro que nos entendimos, pero ese odio a mi lengua me dolió, por eso le pido a los empresarios de este país –Galicia- pongan, cara al publico, gente mas tolerante. (Sic)
Bueno señora Ana S, muy bonito, muy melodramático, pero no fue así.
Primero: Las dependientas y dependientes, -ante todo, paridad- suelen tratar de complacer al cliente en todo lo posible y no me creo que la dependienta en cuestión, fuera una excepción.
Segundo: Cualquier castellanohablante de cualquier lugar de España, puede entenderse buenamente con cualquier gallego hablante a poco que ambos lo intenten.
Lo que ocurre es que vd ni siquiera lo intento. Vd fue echándole por delante un palabro que se supone que es gallego, que yo que soy gallego hablante de toda la vida, jamás de los jamases había oído referirse a los pendientes con ese palabro, ni yo ni mis amigos ni mis vecinos, -todos del corazón de Galicia- tuve que llegar hasta mi madre que si, que recordaba que su abuela le llamaba a los pendientes de esa forma, pues no han pasado años. Vd, estoy seguro, que lo aprendió la semana pasada y no tiene ni pajolera idea de donde viene, -cosa que yo si, otro día se lo cuento- y con el entró en la tienda, con la idea fija de rayar,-como dicen ahora los chicos- a la niña, ésta se hartó y la mandó, prácticamente a freír espárragos.
Y es que ahora con esta nueva moda de querer pensar que el que puede decir cuatro tonterías en gallego y otras tantas en castellano, que son prácticamente lo mismo, pero con diferente acento, ya es un políglota, -lo que no pasa de ser un pobre idiota-, y para que no se note tanto están tratando de hacer que ambas lenguas sean lo mas diferente posible, -cosa harto difícil, pues de tanto convivir juntas están muy arraigadas una en la otra-
Y para lograrlo, con la ayuda y beneplácito de la academia de la lengua gallega, posiblemente la única del mundo que en vez de recoger las palabras que dice el pueblo y adoptarlas, trata de hacerlas desaparecer y poner otras de nuevo cuño en el lugar de aquellas.
Y así han nacido, últimamente, palabros como: grazas, para gracias,-esta tiene tres días- perruquería para peluquería,- sin parase a pensar que la raíz de la palabra, incluso en gallego, es pelo, no perru- tavesía para travesía, Galiza para Galicia –aquí ya había ganado la palabra en gallego, pues de ganar el castellano, Galicia hubiese sido Gallicia-
estudo para estudio, bacharalato para bachillerato y así, un sin fin de chorradas que están destruyendo el gallego en aras de crear otro nuevo de laboratorio y que se parezca lo menos posible al castellano.
Y vd en este caso no le disparo un palabro nuevo, no, si no uno que no habíamos usado los gallegos desde la Edad Media y todavía pretendiendo que la niña la entendiese, ni la entendió ella ni la entendería ningún gallego normal, o sea, de los de infantería de toda la vida, ¿me comprende? Y todavía, al final salio de la tienda pensando que vd tenía razón, que había que obligar a la niña, a ésta o a cualquier otra, que trabaje cara al público a hablarle en este gallego rebuscado y de laboratorio, olvidándose por completo, que lo que ella le decía -de que estaba en España y lo que tenia obligación de hablar era el español- podía ser verdad.
Valore si tal obligación es constitucional, cuando nuestra carta magna señala claramente que todos los españoles tenemos la obligación de conocer el idioma español, mientras que tenemos el derecho de usar las otras lenguas que existen en diferentes territorios del estado. Si esto es así, todos los españoles, incluidos los gallegos, conocen el idioma español, por lo cual pueden atender en esa lengua, trabaje en el puesto que trabaje de cualquier establecimiento público o administración.
Vd termina la carta diciendo: Pido a los empresarios de este país pongan, cara al publico gente mas tolerante, -y sobretodo, que le hablen como vd quiera-
Simplemente con ésta breve sentencia ya demuestras su calaña, en sus palabras demuestra toda la intolerancia, toda la bravuconeada del que se cree superior, toda la prepotencia dictatorial y excluyente del fascismo, el comunismo, y el nazional-socialismo juntos. Demuestra el fanatismo dogmático que envuelve su vida, el lavado de cerebro de las antiguas religiones y sectas, algunas no tan antiguas- que se negaban a razonar cualquier argumento que fuese en contra de su teoría preestablecida. El Internet parece haber sido creado, precisamente, para que los gallegos librepensadores que no comulgamos con el fanatismo nacionalista-separatista nos podamos defender, y si no le gusta lo que le digo, ni es capaz de ver que su libertad termina donde empieza la mía, me da vd mucha pena.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído