Pacos

Paco Sande

¿De verdad que no hay Dios?

No hace mucho leí una entrevista que éste periódico (PD) le hacia al pseudo cómico, pseudo actor, pseudo presentador Pedro Ruiz en la que éste manifestaba lo siguiente: -El ser humano es muy fatuo. Somos tan fatuos que nos hemos inventado a Dios para creer que alguien superior nos ha inventado. Dios es el mayor invento de la vanidad humana. Nos miramos el ombligo, creemos que el universo acaba en el planeta Tierra…
Muy bien Pedro, en esta sentencia, estoy de acuerdo contigo, en todo menos en que Dios es un invento de la vanidad humana. Piensa, si no hubo alguien que nos creó, si no hubo un hacedor de todo, -y aquí podríamos matizar bastante sobre quien y como fue ese hacedor, pues en realidad de él o ellos o cosa, no sabemos nada- entonces estamos aquí de casualidad, por pura chiripa. Y si eso fuera así, entonces lo más grande de todo, lo que todo lo domina, seria el hombre. Y aquí habrá quien diga: ves ya salio la vanidad humana, y nada de eso, todo lo contrario, para nada creo que el ser humano sea perfecto, pero con respeto a las otras criaturas del planeta tierra, hay que remitirse a los hechos. El hombre puede mover montañas, alterar el cause de los ríos, cambiar el paisaje a su antojo, exterminar cualquier otra criatura del planeta , vivir en el espacio, y hasta capaz de alterar la leyes naturales, esto, en nuestra estupidez, nos vuelve arrogantes y a creernos salvo de todo, pero basta que el universo bostece o estornude, la tierra se estremezca un poco y basta con cuatro gotas, un resoplido y un temblorcillo, para que nuestras cositas y nuestras casitas se vayan a hacer puñetas, nuestros majestuosos puentes no sirven de nada anta la furia de los elementos y aquí nos damos cuenta de que lo que hemos creado con tanto orgullo se va al garete en un abrir y cerrar de ojos, ésta es la primera lección que nos demuestra lo poquito que somos. Pero no aprendemos. Al poco volvemos a levantar lo tirado, -esto es para nuestra honra- y volvemos a creernos otra vez lo plus de lo plus. La segunda lección viene luego cuando nos hacemos mayores, -la mas grande estafa que nos da la vida- cuando uno llega a esa edad en que primero te sientes desplazado y luego completamente ignorado, cuando vemos que, en un plazo relativamente corto de tiempo, nuestro cuerpo pasa de sentirse lleno de vitalidad y fuerza, a poco menos que un guiñapo, roto y vencido que se convierte en nuestra prisión, entonces parecemos aprender pero…ya es demasiado tarde.
Y ya para terminar: Pedrito sal a fuera, mira a tu alrededor, mira al mar, mira al cielo y las estrellas, piensa en el universo y su inmensidad, recuerda lo que dijo Einstein, hay dos cosas infinitas, el universo y la estupidez humana y de la primera no estoy muy seguro, y después dime ¿sigues todavía creyendo que el hombre, -alguien como tu o como yo-, puede ser la cosa mas perfecta de todo esto?, ¿puedes pensar todavía que somos lo mas poderoso que existe? ¿Lo mejor que dio la creación? No Pedrito no, el ser humano vive tan enfatuado por su ego que no es capaz de darse cuenta de otra realidad que no sea la suya, es el hecho de que el ser humano sea tan fatuo, es la vanidad del ser humano la que nos hace creer que lo podemos todo, que lo sabemos todo, que por encima de nosotros no hay nada ni nadie.
Tengo un amigo con el que discuto de esto y ante este razonamiento que acabo de exponer, se pone muy serio, lo piensa y luego dice: -bueno puede que tengas razón, puede que haya algo mas, pero ¿Por qué tiene que ser Dios? Y yo le respondo: -bien como tu quieras, ¿Qué te parece si lo llamamos Manolo?
Pedrito… lo dicho…

Los mejores productos de motor

PRODUCTOS DE MOTOR

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído