Pacos

Paco Sande

Esta vez las pintan bastos.

El derecho a huelga es algo que ha costado mucho tiempo y esfuerzo conquistar y que ahora no podemos condenar, solo por el hecho de que, al ejercer los camioneros de este derecho, conlleve a traer fatigas, contratiempos y calamidades a nuestra vida diaria.
No podemos pretender que, habiendo una huelga de transporte, no notemos falta de suministro en los mercados, gasolineras y todos los establecimientos del ramo. Esto es lo normal. Pues si habiendo una huelga de transportes, el país siguiese funcionando como si tal cosa, entonces no tendría lógica la huelga.
Esto es lo defendible. Como es defendible que los piquetes de camioneros traten de parar a aquellos camiones que no secunden la huelga. No hay nada mas odioso que, que uno se este jugando el pan para el y para su familia, y ver como el compañero, normalmente el que mas protestaba y decía que había que hacer algo, que no podíamos seguir así, etc., sea, ahora, el que siga trabajando y luego rapiñe los logros obtenidos como el que mas. Pueden creerme, yo estuve en esa situación y no hay nada más odioso que un esquirol.
Pero lo que no es defendible es taponar completamente la entrada a los pueblos y ciudades, a todos los viandantes, vaya uno en coche particular, moto, bicicleta o hasta en burro, paralizando así y causando el caos del país entero. No es defendible, tampoco, destrozar las ruedas, los cristales y, quemar los camiones, a veces, hasta con el conductor dentro.
Esto no es defendible, porque emprendiendo estas acciones, el asunto deja, ya, de ser huelga para convertirse en chantaje. Y el chantaje, sea este, a una persona, institución o país, nunca puede ser defendible.
Y según las últimas noticias, parece que se ha arreglado o medio arreglado, el problema con los pescadores, pero los camioneros han reemprendido sus protestas este medio día y la cosa, parece, que va para largo. Y mientras tanto: ¿Qué hace Zapatero? ¿Dónde esta nuestro ínclito presidente? Pues “desaparecido en combate” como Chuck Norris.
Dios mío, Dios mío, ¿alguien se da cuenta de lo que esto hubiese sido si, en vez de gobernar el PSOE, estuviese gobernando el PP? Imagínense, tendríamos manifestaciones a todas horas, pidiendo la dimisión del Gobierno en pleno. Los titiriteros, encabezados por los Barden, gritando a pleno pulmón y pidiendo la cabeza, cuando menos, de Rajoy. -me pregunto, ¿donde andarán todos estos ahora, ellos y su estúpido dedito en forma de o sobre el ojo?, ahora les podría decir yo, donde pueden meter su dedito- Aquí en Galicia, tendríamos a los cuadrúpedos del “nunca mais” gritando cosas como: fuera con los españoles colonialistas y otras lindezas semejantes. Y sin embargo, no aparecen ni por asomo, ni ellos ni sus promotores, el señor Manuel Rivas y el señor Jesús del toro, por algo la Xunta tiene un Gobierno presidido por un socialista que se deja mangonear por el BNG, o sea, por el señor Quintana que es uno los “rat pack”, o sea uno de ellos y, claro, si son de los nuestros, chitón. Y tendríamos a todas las televisiones poniendo en pantalla,y a todas horas a Rajoy, y poniéndolo a parir. Y no como ahora, que tratan de pasar sobre todo el asunto, como de puntillas, tratando de causar el menor impacto posible, -se han dado cuenta que hasta los camiones no son incendiados, sino que ardieron, como por ignición espontánea. – Algo parecido hacen con su “Memoria histórica” para progres, cuando se quieren referir a que en aquella “Gloriosa Republica se comenzó a quemar iglesias, ellos dicen que, comenzaron a arder iglesias, así, como si las iglesias ardieran por su cuenta y riesgo, si ninguna intervención de aquellos “héroes”. Vamos, como cuando te asalta un mejicano, que en vez de decirte: el dinero o te mato, dice: el dinero o se me muere-.
Y las apariciones del señor Zapatero en pantalla brillan por su ausencia, es como si hubiesen olvidado donde vive.
¿Y que se pude decir del señor Zapatero? Cierto es que el no tiene la culpa de que suba el precio del petróleo y por ende sus derivados, ni el ni siquiera Bush con su guerra de Irak, a la que tantos quieren culpar. La culpa, si se pude llamar así, es que el petróleo es un bien escaso, y de las dos nuevas superpotencias que están surgiendo ahora en el mundo, La China (1.300 millones de chinos, mucho chino) y La India (1.100 millones de indios, aquí hasta John Wayne tendría problemas) que quieren su parte del pastel y que su consumo anual de petróleo se dobla cada año.
De esto Zapatero no tiene la culpa. Pero si tiene la culpa de enrocarse en una política energética y monetaria que le ha dejado sin lugar a maniobra. De querer contentar a aquellas regiones donde, sabe, pude obtener más votos y de prometer ayudas sin ton ni son, sin saber si podríamos o no costearlas. De renegar de cualquier medida que le pareciese venida de la derecha. De querer seguir una política socialista-marxista de ser mas verdes y ecológicos que nadie, de no construir mas refinerías por ser antiecológicas, con el consiguiente desenlace de que España, en este momento, solo es capaz de refinar la mitad del combustible que consume, teniendo que importar el resto ya refinado, con un coste adicional de un treinta por ciento.
Lo mismo ocurre con las centrales nucleares, mientras Francia e Inglaterra han dado luz verde a la construcción, casi, masiva de estas centrales, de momento la energía mas limpia y barata que existe, este Gobierno se cierra en banda ante cualquier razonamiento sobre si la construcción de dichas centrales pueda o no, ser algo beneficioso y necesario.
Si, es verdad, que los residuos nucleares son algo que queda ahí para nuestros descendientes, activo durante miles de años, y si nadie las construyera, yo diría, inmediatamente, podemos vivir sin ellas, pero como las está construyendo todo el mundo, los residuos radioactivos van a quedar ahí, con o sin nosotros. Y si una de estas centrales nucleares explotase, para nosotros seria lo mismo, que ésta estuviese emplazada en Burdeos, que en La Coruña, por que palmaríamos igualmente. Por lo tanto esta medida de cerrarse en banda ante su construcción, solo nos conduce a ser más pobres, puesto que, de momento, le compramos a Francia una gran cantidad de electricidad y con el carbón de nuestras centrales térmicas agotado, nuestra dependencia con Francia para el suministro eléctrico se duplicara en pocos años.
Bueno, de momento centremonos en el problema que tenemos a mano, el del transporte, este se arreglara, eventualmente, desgravando el combustible destinado a esta gente, pero esto habrá que pagarlo de otra manera, subirán los alimentos, la vida se encarecerá y notaremos que con nuestro salario podemos obtener muchas menos cosas.
Quizás, con la paga doble y las vacaciones, pasemos el periodo estival, más o menos, tranquilo. Pero en septiembre, volveremos al trabajo, todavía mas pobres y esto hará que otros sectores se echen, también a la calle. Y las huelgas volverán a estar entre nosotros y, sin querer parecer catastrofista, esta vez habrá que agarrarse los machos.
Porque esta vez las pintan bastos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído