Pacos

Paco Sande

Todos somos iguales.

La presidenta del PPC, Alicia Sánchez Camacho, se sumó ayer a PSC, CiU, ERC e ICV en el frente de los partidos catalanes que reclama una mejora en el modelo de financiación tal como recoge el Estatut. Aunque el PP mantiene su recurso de inconstitucionalidad contra el marco estatuario catalán, Sánchez Camacho no dudó en reprochar a Zapatero su incumplimiento y que “se pasee por Cataluña para buscar votos y luego se olvide de los catalanes” como “se ve en la financiación”.
Como fácilmente se puede ver, el PP se ha integrado plenamente entre los partidos que quieren hacerle la pelota a los nazionalistas. Retiraron en su día, y esto lo hizo Aznar, a gente como Vidal Cuadras, porque su política era demasiado dura con el nacionalismo catalán y pusieron en su lugar alguien mas liviano, como Piquet, e incluso este se fue hastiado y ahora ya han puesto a alguien tan liviano, tan liviano, que incluso está haciendo peso en el lado contrario de la balanza.
Esta señora Sánchez Camacho está repitiendo con sus jefes del PP, lo mismito que el renegado Montilla hace con su jefe Zapatero. Nosotros, dicen, somos catalanes antes que españoles y ustedes pueden meterse sus normas de partido y sus manifiestos por donde les quepa.
El Sr Rodríguez Zapatero, puede estar equivocado en muchas cosas, pero aquí está haciendo lo correcto. Cataluña no puede ser, no se por que derecho divino, una región privilegiada. Todos, todos, formamos parte de un mismo país, España, y la crisis debe afectar a todos por igual.
Algunos que en su día votaron o apoyaron aquel Estatut, ahora, que le ven las orejas al lobo,lloran como magdalenas. Ahora parece que, al fin, se han caído del guindo.
Pérez Touriño: «Cataluña no puede tensionar las costuras del Estado». Chaves: «Es infantil que Cataluña culpe al Gobierno de la falta de acuerdo”. Marcelino Iglesias: «No puede haber un acuerdo con Cataluña y otro con todos los demás». Barreda: «Cataluña se tiene que acostumbrar a que es una autonomía más».
Incluso los nacionalistas del BNG dicen, ahora, que cada euro mas, que se va a Cataluña es un euro menos para Galicia, y es así, para Galicia y para las demás regiones, pues el pastel del estado no es un chicle que se pueda estirar, es mas bien una tortilla que hay que repartir y si se le da a alguien un trozo mas grande, otro alguien tendrá que llevarse un trozo mas pequeño.
Todos estos, son los mismos que, en su día, al votarse el redactado definitivo del Estatut en las Cortes, no tuvieron los bemoles para plantarse y decir no.
Pero aun sabiendo que su mediocridad e hipocresía no tiene parangón, aun sabiendo que dada la ocasión, volverían a hacer lo mismo, en este caso tienen razón, y todos aquellos que nos consideramos liberales y que no damos nuestro voto a un partido, solo, por que hay que ser algo, que no votamos solo por el color de la camiseta del partido, sino por sus obras, debemos dársela.
Aunque no nos guste Zapatero, esta vez debemos estar con él.
En el reparto de los bienes de un país no puede haber ni razas, ni etnias privilegiadas.
El creerse una raza privilegiada y superior al hermano y al vecino, creer que hay que deshacerse de los menos privilegiados porque ellos son un lastre para el progreso de la raza superior, esto ya se dio en la Alemania nazi.
Aquí voy a hacer un inciso para explicar un poco de la política nazi.
Es de conocimiento común que los nazis asesinaron a cinco millones de judíos. Lo que no lo es tanto es que, también, se cepillaron a casi dos millones de gitanos, 700 mil testigos de Jehová, todos los homosexuales que pillaron por delante y que, además, esterilizaron a todos aquellos ALEMANES que consideraron retrasados mentales o que sufrían alguna tara genética.
Para decidir si alguien era o no retrasado, inventaron una curiosa prueba, esta consistía en decirle al sujeto en cuestión tres palabras, por ejemplo: pájaro, sol, campo, y decirle que con ellas formase una frase u oración, aunque a la mayoría de nosotros nos parecerá ahora una tontería, en aquel momento en Alemania, como en muchos sitios de Europa, todavía había gente semi analfabeta o que por una u otra razón le era difícil formar dicha oración, máxime cuando se ponían nerviosos, bien pues de este forma fueron castrados o esterilizados miles de alemanes, para evitar que pasasen su tara genética a la raza superior.
Ya se que, habrá quien piense que el ejemplo que he expuesto es, en este caso, muy radical, puede, pero es que cuando empezamos a ver razas superiores e inferiores, regiones con mas derechos y regiones con menos derechos, etc, etc, nunca se sabe donde se puede terminar.
Y el Sr Rajoy, si tiene lo que hay que tener, debería decirle a esta señora que, si ella se siente tan catalana, si no cree que todos los españoles somos iguales, que se vaya a algún partido nacionalista catalán, porque sus ideas no coinciden con la política del PP.
Igual que, en su día, hizo Julio Anguita con el diputado gallego de IU, Ángel Guerreiro, cuando este quiso presentarse en coalición con el PSOE. Anguita dijo: lo harás pero en otro partido, no IU. Aquella vez los gallegos pudimos votar a IU y al Partido Comunista Gallego.
Pero Julio era un señor que los tenía bien puestos.
Y Mariano Rajoy, o bien lo hace así o reclama un pleno extraordinario en el Congreso para explicar a los ciudadanos cómo un partido puede decir “una cosa y la contraria”.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído