Pacos

Paco Sande

La cabra siempre tira al monte.

Dicen que la cabra siempre tira al monte y debe ser cierto. Veamos:
Nuestra tan cacareada transición nos llevo a inventar un mito. El mito de la Transición Española, un mito que nos llevo a ensalzarla de tal forma que acabamos colocándola en una posición realmente grandiosa.
Pero, la verdad, es que no fue ni tan suave, ni tan consensuada como se dijo, ni mucho menos.

Es verdad que, recordando el desastre de de la Guerra Civil, seguido de la larga dictadura de Franco, todos los partidos pactaron un Transición pacifica. Uno de los requisitos primordiales, quizás el más primordial, era el rechazo a la política de la venganza, lo cual comportaba evitar cualquier búsqueda política o jurídica de “justicia histórica”.
Pero, para la izquierda, el “pacto del olvido” no fue más que un lema propagandístico.

Para ellos nunca existió tal cosa. Simplemente guardaron las formas.
Es verdad que, en líneas generales, todos los grandes partidos mantuvieron el rechazo consensuado a la politización de historia de la Guerra Civil y la dictadura.

Pero en 1993 los socialistas se vieron en peligro de perder las elecciones generales por primera vez en más de una década y, fue entonces, cuando Felipe González, empezó a advertir que votar al Partido Popular, conllevaba el gran riesgo de restaurar algunas de las esencias más oscuras del franquismo. Esto equivalía a lo que en Estados Unidos, después de la Guerra Civil Americana, de denominó “agitar la camiseta ensangrentada”

Ahí se acabo la tregua y se mando el pacto a hacer puñetas, desde entonces, para la izquierda, este recurso se convirtió en practica habitual.

Hoy ya no se paran en barras, uno tras otro, todos los motivos y símbolos franquistas han ido desapareciendo de nuestro entorno.

La ultima: El Ayuntamiento de Madrid retirará los honores y distinciones concedidos a Francisco Franco, tales como ser alcalde honorífico, hijo adoptivo de la ciudad o la Medalla de Oro. Esta decisión se produjo en el Pleno de este lunes gracias a la aprobación por unanimidad de los tres grupos municipales de una iniciativa de IU que reclamaba que se aplicara la Ley de Memoria Histórica.

Símbolos que han sido sustituidos progresivamente por otros dedicados a los “héroes” del otro bando, tales como calles dedicadas a Largo Caballero, (El imbécil que condujo a España a aquella guerra) Indalecio Prieto, (El tío que vivió como un rajá en México a cuenta del botín de oro robado a España y transportado a México en el buque Vita) Negrin, (El heroinómano que mando las reservas de oro del Banco de España, las cuartas del mundo, a Rusia) La Pasionaria, (Sobre esta …señora me voy a ahorrar el comentario) e, incluso, ese chavalote, don Santiago Carrillo Solares, (héroe de Paracuellos)

Pero la izquierda no va a parar aquí, ellos quieren más. Exigen una especial conmemoración política, un reconocimiento formal de que los izquierdistas represaliados murieron “por la democracia”, y también una condena tanto de Franco, como de todos los que se enfrentaron a la izquierda durante la Guerra Civil. Todo ello acompañado de la ilegalización de cualquier partido de la derecha (La derecha española,se entiende, la otra, la de los nacionalismos periféricos, independentistas, xenofos y racistas, esos no. Esos son de los que ellos consideran buenos). y, por consiguiente, unas elecciones “libres” donde solo se puedan presentar como candidatos, solo aquellos partidos de la izquierda y nacionalistas-indepndentistas.

En definitiva, hubo una dictadura de derechas y ahora ellos exigen lo mismo, una dictadura de izquierdas.

¡Es justo! ¿No?

Lo dicho, la cabra siempre tira al monte.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído