Pacos

Paco Sande

Adiós Federico…

Bien, pues allá se nos va otro verano a freír espárragos, en realidad, se puede decir, que allá se nos va otro año, porque para casi todos nosotros, el nuevo año empieza en septiembre. Acabamos de volver de vacaciones y de nuevo nos tenemos que poner al curro, y a esperar que pase pronto otro año, que vuelva a llegar otra vez el verano y de nuevo las vacaciones ¡y que lejos vemos eso ahora!
Pero no hay que desesperar, dicen que esta nostalgia se nos pasa en dos o tres días y luego ya todo vuelve a ser como antes. ¿…? ¡Dos o tres días, ge! Es que hay eternos optimistas, la verdad. Y, además ¿quien dijo que lo de antes fuera bueno?
Bueno, animo todo el mundo y al toro, o sea, a lo que íbamos, y a lo que íbamos era que empezamos otro año, y este no va a ser como los anteriores pues, para muchos de nosotros a los que nos gusta, y podemos, escuchar la radio mientras trabajamos, este año nos va a faltar un amigo, Federico Jiménez Losantos.
Este hombre que entró en nuestras vidas allá a comienzos de los 90, de la mano de otro gran locutor, Antonio Herrero, en Antena Tres Radio, nos ha acompañado desde entonces, con una apuesta periodística que nadie antes se había atrevido a hacer, ir absolutamente al margen de todos los partidos políticos. Este fue su gran acierto y su ruina, pues llevo a que se produjera entre todos los partidos la mas completa unanimidad a la hora de quitarlo de en medio.
Con la marcha de Federico de la COPE, pierde la emisora, perdemos todos los que por las mañanas lo sintonizábamos para poder escuchar lo que nosotros quisiéramos decir pero no podemos y pierde la democracia.
Federico era la voz de los rebeldes, de los que no comulgamos con piedras de molino, de los que no aceptamos las cosas solo porque son “lo políticamente correcto”, de los que no aceptamos el vino sin gaseosa solo porque echarle gaseosa al vino no está en los cánones.
De los que somos capaces de decirle que no a una buena parrillada de centolla y cigalas, aunque el personal eche las manos a la cabeza gritando, “sacrilegio, sacrilegio”.
Soy gallego y detesto el marisco ¿pasa algo?
…¿Espero que se me entienda?
Lo que trato de decir es que Federico, decía lo que pensaba y como lo pensaba, le llamaba al pan, pan y al vino, vino, jamás cortó por el camino, fácil, de la demagogia.
Fue el azote de la izquierda. Y para los nacionalismos periféricos ya fue algo así como el Cid para los moros. Todos ellos le temían mas que el diablo a la cruz y por eso al final y con la connivencia del PP y Rajoy, para el cual, al final, se había vuelto bastante molesto, pactaron con los obispos, ¿vaya usted a saber que?, posiblemente ser mas flexibles con el tema del aborto libre y hacerlo no tan libre, y cambiar el nombre del matrimonio entre homosexuales por otra cosa, pero que signifique lo mismo. Y los obispos que ya no estaban muy de acuerdo con Losantos, por el empeño que a éste le había entrado, últimamente, en ponerle las pilas a Rajoy, aceptaron y lo echaron y ahora por primera vez en muchos años respiran tranquilos de nuevo y se vuelven a sentir a sus anchas.
Ya no tendrán que escuchar por las mañanas a un tío que ponía en claro las mentiras que los grupos afines al Gobierno y a los nacionalismos, habían filtrado el día anterior.
Ya no tendrán que dar explicaciones cuando el Tribunal Constitucional, falle a favor del “Estatuto Catalán”, una aberración a la misma Constitución Española.
Ahora están a sus anchas para sembrar su basura y cizaña. Tratar de vencer a una oposición, inepta, con toda clase de malas artes, y jamás democráticamente y en la urnas, como debiera ser, si este país fuese, de verdad, una democracia.
Veamos un ejemplo: Si a cualquiera de nosotros nos preguntasen así, a bote pronto; ¿Cuál es el partido político que se está enfrentando a más casos de corrupción en estos momentos?
Seguro que la respuesta seria: el PP, naturalmente.
Bien, pues en estos momentos, casos de corrupción en España en los que estén implicados gente del PP, hay 53. Casos de corrupción en los que estén implicados gente del PSOE, 63.
Lo que ocurre es que, cuando los conducidos a comisaria por la policía son del PSOE, se hace por la puerta de atrás y lejos de las cámaras, y cuando los detenidos son del PP, se quitan por la puerta grande y esposados de dos en dos y ambos por su derecha, para que se note mas.
Y son cositas como estas, las que nos contaba Federico, cositas así, que ahora ellos han impedido que nadie nos cuente, y es que, a poco que uno se fije, se puede ver un similitud apabullante entre lo que hacen ellos y lo que hace su amigo Chávez, en Venezuela.
Federico era la voz de la libertad, nuestra voz, con su marcha España, es un poco menos libre.
Adiós Federico, como tú mismos dijiste, quizás uno de estos días nos volvamos a encontrar.
Ojalá.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído