Pacos

Paco Sande

Vivimos en un mundo de hipócritas.

Le tenían ganas a Gadafi y, al final, como vieron que los “rebeldes” –cuatro gañanes disparando al aire- no lo iban a tumbar, se decidieron ellos a meter mano de nuevo.
Pero ¿Cuál va a ser el desenlace?
¿Qué va a quedar después de linchar al dictador libio?
¿Un paramo sin orden, ni ley, ni gobierno, igual que ocurrió en Irak, cuando se linchó a Sadam Husein, o en Afganistán?
Además, ¿Quién le dio a occidente licencia para decidir las luchas internas entre árabes?
Y, ¿por qué intervenir en Irak y Libia y no en su día en Darfur, Ruanda o Bosnia, donde no acudimos hasta que fue demasiado tarde?
Y, ¿Por qué no hacemos lo mismo en Cuba, Venezuela, Corea del Norte, Arabia Saudita o La China, si todas ellas son dictaduras tan malas o peor que la de Gadafi?
¿Vamos a intervenir también en el Yemen, en Siria o en Bahréin? En este ultimo desde luego que no pues tendrían que vérselas con Arabia Saudita y ¡ oye! Eso ni tocarlo.
Vivimos en un mundo de hipócritas.
Y eso va tanto por el “rubio americano”, como nuestro Zapatero o el enano Francés.
El único que se libra es el inglés, el cual, antes como ahora, siempre estuvo y está donde estén los americanos, quizás eso no sea muy edificante, pero es así.
Pero los que se llevan la palma, el óscar a la hipocresía y al cinismo, son los artistas de la ceja –la Bardem, Miguel Ríos, Almodóvar, García Montero, Sabina, etc. O sea los que antes gritaban “no a la guerra” y ahora hacen mutis por el foro. Pero, claro, aquel «no a la guerra», era a la guerra de Irak, se entienda, porque en aquel momento gobernaba Aznar y era de los malos, ahora es distinto, gobierna Zapatero y es de los buenos.
Así que para no perder comba, estos días se dedican a salvar al juez Garzón, de las garras de la derecha malvada. Y esto no es por que sientan especial predilección por nuestro juez estrella, al contrario, lo detestan por todas las veces que éste desbarató los planes de ETA y por haber hundido, él solito, al Gobierno de Felipe González con el asunto del GAL. No, la lucha va por la fijación obsesiva que nuestros “nuestros intelectuales” sienten de querer vencer a Franco 35 años después de muerto.
Bueno, ¿Qué le vamos hacer, supongo que todos tenemos nuestras fijaciones, malos royos y miserias? Aunque hay que reconocer que lo de la señora Bardem es muy crítico. Debería hacérselo mirar y pronto. Se lo digo por su bien señora.

Y para terminar, solo me queda Zapatero, que empezó con un no a la guerra y se va con el fusil al frente.
¿A que será debido este cambio de actitud?
¿Sera que, como el bien dice, cuando uno es presidente las cosas se ven de manera muy diferente?
Sea como fuere, por una vez está donde tiene que estar.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

GELES DESINFECTANTES

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído