Pacos

Paco Sande

Razas superiores.

A pesar de que, otra vez, se ha vuelto a “rescatar” a Grecia, y Alemania ha vuelto a poner la mayor parte del capital, tanto político como económico, en el asunto, en Alemania está surgiendo un nuevo orden para el cual la Unión Europea, tal como fue diseñada en Maastricht, ha empezado a ser un obstáculo más que una meta.
A juicio de varios expertos, la UE vive un momento unipolar en el que ya no es posible ninguna decisión sin Alemania o en contra de ella y la Republica Federal Alemana, está dando la impresión de estar abandonando los dos principios que hasta ahora habían guiado su actuación exterior: la integración europea y el atlantismo surgido en Yalta.
En este momento, al parecer, el coloso germano ha perdido la fe en el proyecto de una Europa unida y ha empezado a actuar como una potencia geoeconómica a la que la UE se le hace pequeña.
Siete de cada diez alemanes ya no ven su futuro en Europa y la elite germana no quiere ataduras comunitarias a la hora de proyectar sus intereses.
En definitiva, que Alemania está empezando a percibir a sus socios europeos, más que como una ayuda, una rémora a la hora de competir con los nuevos gigantes financieros como la China, Rusia o la India.
Este cambio de actitud por parte de Alemania, está levantado ampollas en el resto de Europa, que considera que Alemania, una vez puesta en la “pole-position” de la economía europea, decide que es hora de volar por su cuenta y dejar a los demás países que, en su día, le sirvieron como rampa de lanzamiento, que se las arreglen como puedan o, dicho de otra manera, tirados en la cuneta.
Llegados a este punto hay dos preguntas que me gustaría que alguien me respondiese.
1º ¿Por qué, si la UE que tenemos constituida, o sea con 15 países, no funciona y esto es obvio, todavía estamos tratando de ampliarla dejando entrar, de momento, a otros 10 países mas, casi todos, por no decir todos, arruinados?
Y en esta idea, la de dejar entrar a estos diez países, Alemania, se apunta la primera.
¿Sera que así, cuantos más seamos aquí abajo, mas fácil les será a ellos darnos la patada?
Y la 2ª pregunta es: ¿Por qué nos molesta tanto esta actitud de los alemanes de sentirse superiores y querer dejarnos atrás, si ese mismo deseo y sentimiento, lo podemos encontrar aquí en España entre cualquier nacionalista tipo de cualquiera de nuestras autonomías con lengua y cultura “propia”?
(Sic)
Por lo menos lo alemanes tienen base para ello, pero… ¿y estos botarates?
Tendrían que haberlos visto hoy, desfilando por Santiago con sus banderitas y sus pancartas, celebrando el “día de la patria gallega” y pidiendo la independencia.
Dios mío, dios mío… ¿Pero en que se sentirán superiores a los demás españoles estos garrulos de encefalograma plano?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído