Pacos

Paco Sande

El Debate.

Otra vez hemos vuelto a ver en el congreso otro debate sobre “El Estado de la Nación” y otra vez, al día siguiente, estaban todos los medios con la misma tontería de siempre: ¿Quién había ganado el debate?
Que si Rajoy, que si Rubalcaba; que si Rubalcaba, que si Rajoy.
Y eso es una de las tonterías más grandes que cometemos en este país, puesto que el “Debate Sobre el Estado de la Nación”, no es medio, o no debiera serlo, para ver cuál de nuestros políticos es más inteligente y con más agilidad de pensamiento y palabra a la hora de apabullar a su contrario, sino un medio, una forma de decirle a la nación, en qué estado se encuentra y las ideas y propuestas que unos y otros tienen sobre la marcha que en el futuro debiéramos tomar para hacer una nación mejor y, en este caso, salir del atolladero.
Y ahí, escuchando las propuestas de unos y otros, es cuando el pueblo decide con cual quedarse, el pueblo, no los periodistas ni los medios y, desde luego, no esa gentuza que se autoproclama “los Indignados” y toman las ciudades y las calles por asalto, proclamando que están allí en pro de la libertad y la democracia cuando en realidad están allí para todo lo contrario, matar la libertad y destruir la democracia.
Y ahí es donde el pueblo ha decidido. Ha decidido claramente por darle un voto de confianza al Gobierno. A pesar de todas las calamidades, penurias y estrecheces por las que estamos pasando, el pablo ha decidido que España en este momento no está para experimentos, ni con los Callo Lara, ni con los nacionalistas separatistas, y ni siquiera con Rubalcaba.
Y eso no es porque Rajoy sea más inteligente ni mejor orador que el bueno de Rubalcaba, no, sino que los españoles tenemos muy presente las bondades del último Gobierno socialista, nos acordamos muy bien el estado en que dejó a España la política de Zapatero y, de momento, creemos que España no puede arriesgarse a otra debacle de tal manitú.
Quienes no parecen tener memoria, o tenerla de pez, son los italianos, que otra vez han vuelto a votar de una manera tan irresponsable que han vuelto a poner a Italia al pie de los caballos.
Por un lado, votan a ese señor que se pasa el día en un taxidermista, el Berlusconi, y por otro a un majara perdido, que se presenta al frente de un partido-no partido, que más parece un circo que otra cosa, el tal Beppe Grillo. Pero mira, por lo menos este sonado que dice ser un anti sistema, ha tenido los bemoles de presentarse a unas elecciones y si hay imbéciles bastantes que lo voten, y parece que los hay, pues ahí está. ¿A ver cuando copian los “indignados” o alguno de nuestros titiriteros, y se presentan también en vez de largar y largar desde afuera?
Aunque partidos y tíos como este Grillo, que se parece horrores a Beiras, igual que los partidos y políticos nacionalista que hay aquí en España, son gente que ha perdido el sentido de la responsabilidad y antiguallas del siglo pasado pero que, eso sí, hacen mucho daño.
Decía hoy Carlos Herrera que, todos aquellos que votan al tal Grillo, merecerían ser gobernados por Grillo. Cuánta razón hay en esa reflexión.
Pero, desgraciadamente, los daños colaterales de la chaladura de votar por estos majaretas no solo la van a pagar los que los votan, sino todos nosotros y el que lo dude no tiene más que mirar como ha quedado la ya tan conocida “Prima de Riesgo” que ha vuelto a rebasar los 400 puntos.
Y es que así, si lo que ganamos en muchos meses a costa de trabajo y sacrificio lo puede tirar por la borda cualquier idiota que cree que va a descubrir la pólvora, como que no salimos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído