Pacos

Paco Sande

La invasión.

Otra cosa que debiera preocuparnos más que la corrupción, -y todavía quedan algunas mas- es la invasión que estamos sufriendo en forma de inmigración ilegal.
Ese incesante goteo que se filtra a través de nuestras mal guardadas fronteras y que nosotros, en un arrebato de buenismo iluso, aceptamos sin rechistar pensando que son gente que buscan una vida mejor, que lo son, sin querer darnos cuenta que eso va a ser nuestro ruina.
Muchos de esos inmigrantes proceden de países con culturas ancladas en la Edad Media, que, en vez de aportar riqueza cultural a los países de acogida, los hacen retroceder a ámbitos insospechados.
Esto parece algo lejano y muy rebuscado, pero no es tal, sucedió antes y volverá a suceder.
Solo tenemos que pensar en la cultura egipcia, después de una prolongadísima existencia donde conoció épocas de esplendor y expansión, alrededor del 1800 a.C. entró en una decadencia que la debilitó y disgregó en decenas de “poderes autonómicos” que desembocaron en una completa anarquía. Esto fue aprovechado por los beduinos de la periferia, los hicsos, para adueñarse del país.
Ocurrió lo mismo con el Imperio Romano milenios mas tarde y está ocurriendo ahora con Europa en general y con España en particular.
El proceso se inicia con la llegada aparentemente pacifica de oleadas de emigrantes procedentes de países menos desarrollados y termina en ocupación de las instituciones por esos extranjeros que imponen su forma de vida menos evolucionada a los incautos naturales.
Un viejo castellano diría: “Al villano dale el pie y se tomara la mano”
“La natalidad cayó en picado, no por mengua de fornicio, que se practicaba mas que nunca, sino porque las parejas jóvenes se habían vuelto comodonas y evitaban tener hijos. La agricultura se empobreció, escaseó la mano de obra, se deterioraron las carreteras, faltas de reparos, la inflación disparó los precios y la devaluación de la moneda arruino a la clase media sobre la que se apoyaba el sistema tributario.
El imperio a la deriva. Los ingresos menguaban pero los gastos crecían.
El erario solo ingresaba el dinero de los impuestos extirpados a la cada vez mas oprimida clase media”.

Esto último pinta a la perfección la situación actual de España y, sin embargo, es como describe Juan Eslava Galán en su libro “Historia del mundo contada para escépticos”, del que me he permitido copiar algunas partes para escribir este artículo, la caída del Imperio Romano.
Y ya está, solo me resta añadir que no debemos olvidar que, si bien la humanidad parece avanzar a hombros de gigantes, nunca han faltado besugos que en aras de hacerla mejor o de salvarla en este mundo o en el otro, la han hecho retroceder milenios.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CLIMATIZACIÓN

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído