Pacos

Paco Sande

Alguno inteligente habrá…

Después de una semana de infarto por parte de Europa en general y de Inglaterra en particular, ha quedado demostrado que, todavía existe gente con sentido común en Escocia, y en el referendo en el que se decidía si Escocia seguiría formando parte del Reino unido o se independizaba, la sensatez se ha hecho patente y el referendo lo ha ganado la opción de Escocia seguir siendo parte del Reino Unido.
Y además el no (irse), ha ganado por un margen considerable, diez puntos.
Aunque esto último nadie, que hubiese visto las calles de cualquier ciudad escocesa en los días precedentes, especial mente el miércoles, jamás lo hubiese creído.
La ciudades y pueblos estaban a rebosar de gente riendo, gritando, manifestándose con toda clase de banderas, símbolos y toda la parafernalia independentistas, y cualquiera osaba decir allí algo en contra de la independencia de Escocia y, claro, viendo esto, la suerte parecía echada, Escocia iba a dejar de ser parte del Reino Unido después de más 300 años juntos.
Pero la cosa no siempre es tan sencilla y la verdad, la intención de voto y todo eso, solo aparece realmente reflejada después de terminar de contar el último voto, ahí, ahí y no en los periódicos, es donde se dilucida lo que realmente quiere el pueblo.
Esto debería de servir de ejemplo a todos los separatistas patrios, a todos, pero especialmente a esa maravilla andante Artur Mas, ese cerebro excelso Oriol Junqueras, y a todos sus acólitos seguidores y entusiastas, Tardat, Rahola, Alfred Bosch, etc.
No apelo aquí a que esto fuese a cambiar su egoísta forma de ver el asunto, no, eso sería mucho pedir, pero a que, viendo el follón que se les venía encima, los hiciese reaccionar y reflexionar un poquito y se aviniesen a discutir y repensar la cosa.
¿Porque, han visto la que se armó con Escocia? Muchas de las empresas más importantes, como el “Royal Bank of Scotland” o el “Lloyds Banking Goup” habían decidido, en caso de ganar el voto en pro de la independencia, irse de Escocia.
Los inversores, a nivel mundial, también se cuidaron mucho de no invertir en Escocia antes de saber el resultado, no fuese a ganar el sí, a causa de ello la libra esterlina cayó en picado, algo que dio la vuelta tan pronto como se supo, alcanzando ahora una subida récor.
Y, en una encuesta hecha unos días antes del referendo, 700.000 adultos escoceses, (un 17%) manifestaban estar decididos a abandonar Escocia en caso de ganar el sí a la independencia.
Pero, además, quedaba pendiente el día después. Como hubiese sido el día después de haber ganado el independentismo?
Como se repartía la deuda del Reino Unido?
El crudo del Mar del Norte?, la Hacienda Pública?, Cual iba a ser la moneda de una Escocia independiente? Y con quien iba a negociar su mercado al quedar fuera de la Unión Europea?
Y esto es solo mirando muy por arriba, puesto que, por lo menudo, todavía habría muchos más escollos, muchísimos, pero esto ya debería ser bastante para hacer desistir a cualquier soplavidrios de estos, de jueguecitos independentistas.
Cosa que no parece haber sucedido con el “Salmond ahumado” de Escocia, puesto que, no ha transcurrido una semana desde que a este imbécil los escoceses le dijeran que se fuera a tocar la gaita a otra parte, y ya vuelve a las andadas.
Como todo buen nacionalista que se precie, el fulano es un redomado tramposo, y ya comienza a decir que lo del referéndum solo era una de las vías para lograr la independencia y está pensando que, en el supuesto de que las próximas elecciones las gane el “Scottis National Party” el partido que lidera este sinvergüenza, podría ser que declarase la independencia de Escocia unilateralmente, o sea, por su cuenta

Leí un día en un artículo de Arturo Pérez Reverte, en el que el maestro manifestaba que preferirá vérselas con un malvado inteligente que con un idiota,puesto que,con un malvado inteligente, todavía se puede llegar a un acuerdo si este ve que puede sacar del trato alguna clase de ganancia,pero con el idiota era imposible razonar nada,puesto que cuando se le metía algo en la cabeza era imposible hacerle ver cualquier otro punto de vista que no fuese el suyo, ni hacerle comprender que, a lo mejor, haciéndolo de otra manera, la cosa pudiese redundar en un gran beneficio para él, en vano, con éste todo era inútil.
Y yo creo que la cosa es, más o menos, así y que todo este asunto de Escocia podría servir de ejemplo a los nacionalistas de aquí, porque no se espera que del entorno nacionalista, ya sea catalán, vasco o gallego, vaya a salir ningún Einstein, Copérnico o Newton, pero hombre, alguno inteligente habrá, ¿¡digo yo!?

Los mejores productos de motor

PRODUCTOS DE MOTOR

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído